Lección 7 | Jueves 16 de noviembre 2017 | Libres de pecado | Escuela Sabática

Jueves 16 de noviembre
LIBRES DE PECADO
Teniendo en cuenta lo que hemos estudiado hasta ahora en Romanos 6, lee los versículos 19 al 23. Resume en las siguientes líneas la esencia de lo que Pablo está enseñando. Más aún, pregúntate de qué modo puedes hacer realidad en tu vida las verdades esenciales que aborda Pablo. Pregúntate qué cuestiones están en juego.
Estas palabras de Pablo muestran que comprende plenamente la naturaleza caída de la humanidad; habla de “vuestra humana debilidad”. El apóstol sabe de lo que es capaz la naturaleza humana cuando queda librada a su suerte. Por eso, nuevamente hace un llamado al poder de decisión: el poder que tenemos de elegir entregar nuestra carne débil y de entregarnos a nosotros mismos a un nuevo amo, Jesús, que nos permitirá vivir una vida justa.
A menudo se cita Romanos 6:23 para mostrar que el castigo por el pecado, es decir, la transgresión de la Ley, es la muerte. No cabe duda de que el castigo del pecado es la muerte. Pero, además de ver la muerte como el castigo del pecado, debemos ver el pecado como Pablo lo describe en Romanos 6: un amo que domina a sus siervos y los embauca pagándoles con la muerte.
Observa, además, que en la descripción del retrato de los dos amos, Pablo llama la atención sobre el hecho de que servir a un amo implica librarse de servir al otro. De nuevo vemos que las alternativas son bien específicas: o una o la otra. No hay término medio. Al mismo tiempo, como todos sabemos, estar libres del dominio del pecado no significa ser impecables, o que no luchemos, o incluso que, a veces, no caigamos. Significa que ya no estamos dominados por el pecado, por más que este siga siendo una realidad en nuestra vida y por más que debamos reclamar diariamente las promesas de victoria sobre él.
Por lo tanto, este pasaje llega a ser un poderoso llamado para cualquiera que esté sirviendo al pecado. Este tirano no ofrece nada más que la muerte como pago por hacer cosas vergonzosas; por esto, una persona razonable debería desear la emancipación de este tirano. Por su parte, los que sirven a la justicia hacen cosas rectas y dignas de alabanza, no con la idea de obtener así la salvación, sino como fruto de su nueva experiencia. Si actúan con el propósito de ganarse la salvación, no captaron la esencia del evangelio, de lo que la salvación es, ni de por qué necesitan a Jesús.

(290)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*