Descargue: http://downloads.adventistas.org/es/k…
Motiva: Yo era de los alumnos que cuando la madre lo llevaba a la escuela, no quería quedar allí. Quería que mi madre estuviera todo el tiempo a mi lado. Así ella se quedó un día, dos días, pero al tercer día tuvo una idea. Me dijo: “No puedo quedarme todo el día aquí, tengo que cocinar y hacer otras cosas, pero tu hermano mayor te estará cuidando. Él estudia en la sala de al lado”. Así que me llevó hasta donde él estaba para que viera su lugar. Después de eso yo les decía a mis amiguitos: “Tengo un hermano mayor en la sala de al lado”. En otras palabras, “no se metan conmigo porque tengo un hermano mayor. Así, de ahí en adelante, me quedé tranquilo al saber que mi hermano mayor estaría siempre a mi lado para defenderme.
El foco: Entender el significado del ministerio de intercesión de Jesús a favor de la raza humana.
Explora:
I. Jesús nuestro Sumo Sacerdote.
Pregunta 1: ¿Cuál era la función específica del sumo sacerdote y cuál la función exacta de Jesús como Sumo Sacerdote?
 Jesús es el “gran Sumo Sacerdote” (Heb. 4:14).
 Gracias a Dios que tenemos un representante divino para presentarse en el juicio en nuestro lugar (Heb. 7:25).
II. Abogado intercesor
Pregunta 2: Hoy la actividad principal de Jesús a favor de nosotros es interceder por nosotros. ¿En qué consiste esa intercesión?
Algunas premisas:
1. Jesús no precisa suplicar al Padre a favor de nosotros ni rogar que él sea misericordioso para con nosotros, pues nuestro Padre celestial nos ama (Juan 16:26, 27).
2. Jesús no precisa cambiar la actitud del Padre hacia nosotros (Juan 3:16).
3. Jesús no precisa reconciliar a Dios con nosotros, pero nosotros necesitamos ser reconciliados con él (2 Cor. 5:20).
¿Qué significa el ministerio intercesor de Jesús?
1. En el lenguaje bíblico “interceder” significa “reunirse”, a fin de ayudar a los seres humanos en sus luchas diarias contra el mal. El primer resultado concreto de esa reunión fue conceder el don del Espíritu Santo a los cristianos (Hech. 2).
2. Jesucristo salva completamente perdonando nuestros pecados y justificándonos (Heb. 7:25).
3. Jesucristo nos justifica ante las acusaciones de Satanás (Apoc.12:10-12).
Aplica:
El libro de Hebreos destaca que Jesús es nuestro Sumo Sacerdote e Intercesor.
¿Cómo nos sentimos al saber que alguien está al lado de nosotros las 24 horas del día, los siete días de la semana, 365 días por año? Él nos ama, perdona, justifica, ayuda, santifica, liberta del poder del pecado y nos defiende contra las acusaciones de Satanás.
¿Qué más podríamos necesitar que él ya no haya previsto?
Crea:
Podemos ser una bendición para otra persona. Orar por los que no pueden orar, suplicar por los que no pueden hablar con Dios. Elija a una persona y decida orar por ella esta semana. ¿Qué le parece? Dios tendrá satisfacción en responder su oración. Oremos. (1302)

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*