Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. Siempre has tenido preguntas que deseabas ” aclarar: ¿Por qué? ¿Por qué? Es posible que tus padres se hayan cansado de tus preguntas. El profeta Habacuc también tenía preguntas. Cuando hizo sus preguntas a Dios, encontró buenas razones para confiar en él. (Lee Habacuc 3; Profetas y reyes, pp. 281-288.) El profeta Habacuc se encontraba confundido. Sabía que los últimos tres reyes de Judá habían sido malvados. Pero ahora Dios estaba permitiendo que los babilo­nios enemigos conquistaran a Judá, y eran peores que Judá. Habacuc no podía comprender, de modo que pidió a Dios que explicara lo que estaba haciendo. Dios dijo a Habacuc que las cosas empeorarían más aún. Permitiría que la malvada nación Domingo Lee “El canto de Habacuc”. Aprende. Comienza a aprender el versículo para memorizar de esta semana. Ora Dile a Dios que deseas que él sea tu mejor amigo. Pídele que te ayude a confiar en él sin importar lo que esté sucediendo en tu vida.

(447)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*