Lección 8 | Jueves 23 de noviembre 2017 | ¿Por qué tanto escándalo? | Escuela Sabática Joven

JUEVES 23 NOVIEMBRE
¿POR QUÉ TANTO ESCÁNDALO?
Opinión | Rom. 7:6; 8:3, 4
Este asunto de la fe fue demostrado por muchos en la historia religiosa y secular. Hebreos 11, la “galería de la fe”, hace una crónica de muchas personas que caminaron por fe, sin ver, entendiendo que su salvación era solo por fe. Aunque algunos murieron antes de ver el cumplimiento de la profecía, igualmente creyeron por fe. Actualmente vemos de manera velada (1 Cor. 13:12), pero la fe nos da la oportunidad de ver cara a cara. El pecado causó grandes daños, y a veces pareciera que no podemos comprender la maravillosa obra de Cristo y la hermosura de la salvación por medio de la fe en Jesús. Él murió en la cruz para salvarnos de nuestros pecados y, a través de su sacrificio y de la salvación solo por la fe, podemos tener vida eterna (Rom. 7:6; 8:3, 4).
Abraham fue llamado el padre de la fe. Tanto él como su mujer habían dejado atrás la edad fértil, pero Dios le prometió generaciones como la arena a la orilla del mar. Por fe él creyó y fue recompensado. Vuelve a leer la historia de cómo Dios liberó al pueblo de Israel a través del mar Rojo, o a través del río Jordán. Por fe, los sacerdotes se pararon sobre las aguas, y las multitudes cruzaron en tierra seca. Entre aquellos que demostraron fe, Daniel no se preocupó por desayunar con los leones, y los tres hebreos no se preocuparon en el horno de fuego; su fe fue el cimiento de su salvación. Enoc, Noé, Abel, Rahab y David también están entre los mencionados como fieles. Todos estos y muchos más miraron al futuro con fe por su salvación (Heb. 11). Dado que tenemos tantos testigos, nos corresponde fijar nuestros ojos en Jesús, “el iniciador y perfeccionador de nuestra fe” (Heb. 12:2). Dios es el arquitecto, nosotros somos colaboradores con él. Dios honra la fe demostrada por nosotros.
Y ¿si nuestra salvación no fuera solamente por fe sino que necesitara un componente de obras? ¿De qué forma explicaríamos las muchas situaciones “imposibles” en las que nos encontramos, donde Dios constantemente interviene milagrosamente para librarnos? ¿No es esta la fe en “lo que se espera, la certeza de lo que no se ve” (Heb. 11:1)?

(78)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*