Estoy triste porque he recibido malas noticias: la ciudad donde están enterra­dos mis padres está en ruinas; los muros han sido derribados y las puertas han sido que­madas. -¿Cómo te puedo ayudar? -preguntó el Rey amablemente. Nehemías hizo una oración silenciosa y rápi­da. Entonces, le contestó al Rey: -Si estás complacido conmigo, por favor, envíame a Judá para reconstruir la ciudad donde están enterrados mis padres. -¿Cuánto tiempo durará tu viaje? -preguntó el Rey. Nehemías entonces supo que el Rey lo deja­ría ir y respiró profundamente. Él tenía más peticiones que realizar. -O h Rey, por favor, dame una carta para el administrador de tus bosques. Dile que me dé madera para construir: quiero reconstruir las puertas de la ciudad, los muros y una casa para mí.

(524)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*