Sábado 15 de febrero
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Deuteronomio 8:17, 18; Génesis 13:5, 6; Juan 3:1-15; Lucas 19:1-10; Marcos 4:18, 19; Mateo 19:16-26.
PARA MEMORIZAR:
“Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Tim. 6:10).
SE HA DICHO: “La gente gasta dinero que no tiene en cosas que no necesita a fin de impresionar a gente que no le cae bien”.
Se puede debatir cuánta verdad contiene este dicho; pero lo que no se puede debatir, sin embargo, es que el dinero tiene una influencia poderosa sobre todos nosotros. Siendo que los hábitos financieros personales representan ampliamente los valores de una persona, el dinero es realmente un asunto espiritual. Si duda, por esto la Biblia habla extensamente de él.
Además, la fama con frecuencia acompaña a la riqueza. Las estrellas del espectáculo, los atletas destacados y los políticos a menudo poseen ambas. Las personas famosas ejercen influencia, que es una forma de poder. Sin embargo, Jesús no se dejó impresionar por la riqueza o el poder de nadie. Sencillamente procuró alcanzarlos por la misma razón por la que hizo todo lo demás: quería que ellos tuvieran la clase de riqueza que el dinero no puede comprar.

(646)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*