Domingo 24 de noviembre
LA VISIÓN Y EL JUICIO
“Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos” (Dan. 7:10).
Lee Daniel 7:1 al 14. ¿Qué sucede aquí?
Después de que Daniel vio las cuatro bestias, observó otro cuerno que subía de entre los cuernos de la cuarta bestia. Este “cuerno pequeño” llegó a ser el principal enemigo de Dios y de sus santos. Entonces, de repente, la atención de Daniel se volvió de la Tierra oscura a una escena brillante de juicio en la sala del Trono celestial (Dan. 7:9-14).
La escena del Juicio es el eje de toda la visión e involucra a dos figuras clave: el Anciano de Días y el Hijo del Hombre. También están allí los ángeles, testigos del Juicio. La escena se desenvuelve en tres pasos: primero está la escena del tribunal (vers. 9, 10); luego, el resultado del Juicio sobre los poderes de la Tierra (vers. 11, 12); y finalmente la transferencia del dominio y del reino al Hijo del Hombre (vers. 13, 14). Dios el Padre se describe como el majestuoso Anciano de Días, el sabio y prudente juez por excelencia. “El Hijo del Hombre” representa a la humanidad, a Jesús mismo, en el tribunal celestial. Jesús usó este título muchas veces para referirse a sí mismo, y por lo menos dos veces evocó claramente las imágenes de Daniel 7 (Mat. 24:30; 26:64).
El Día de Expiación actúa como el ambiente tipológico más natural para esta serie en el Templo celestial. De hecho, se describe como si el Sumo Sacerdote viniera, rodeado por nubes de incienso, al Anciano de Días. En Daniel 7:10, “los libros se abrieron”. Los libros desempeñan un rol principal en el Juicio celestial. Aquí hay varios libros de origen celestial conocidos en la Biblia: el “libro de vida” (Sal. 69:28; Fil. 4:3; Apoc. 3:5; 13:8; 17:8), el “libro de memorias” (Mal. 3:16), los libros de las “acciones” (Apoc. 20:12) y un “libro” de Dios (Éxo. 32:32, 33; Sal. 56:8).
Imagínate que Dios te juzgara (y lo hará). Imagínate que te juzgara por todo lo que alguna vez hiciste (y lo hará). Si tienes que basarte en tus registros, tus propias acciones, tus propias buenas obras, ¿qué esperanza tienes? Entonces, ¿cuál es tu única esperanza en el Juicio?

(686)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*