Lección 9 | Lección 27 de noviembre 2017 | El TÚ “Correcto” por medio de Él | Escuela Sabática Joven

LUNES 27 NOVIEMBRE
EL TÚ “CORRECTO” POR MEDIO DE ÉL
Testimonio | Rom. 8:1, 2
En El Camino a Cristo, capítulo “La prueba del discipulado”, Elena de White señala: “Para Adán era posible, antes de la Caída, desarrollar un carácter justo por medio de la obediencia a la ley de Dios. Pero falló en hacerlo, y por causa de su pecado tenemos una naturaleza pecaminosa y no podemos hacernos justos a nosotros mismos Dado que somos pecadores, impíos, no podemos obedecer perfectamente la santa ley. De nosotros mismos no tenemos justicia con qué cumplir las demandas de la ley de Dios. Pero Cristo nos ha preparado una vía de escape. Vivió sobre la Tierra en medio de pruebas y tentaciones como las que nosotros tenemos que enfrentar. Vivió una vida sin pecado. Murió por nosotros y ahora ofrece quitarnos nuestros pecados y darnos su justicia. Si te entregas a él y lo aceptas como tu Salvador, entonces, por pecaminosa que haya sido tu vida, eres considerado justo por consideración a él. El carácter de Cristo toma el lugar del tuyo, y eres aceptado delante Dios como si jamás hubieses pecado”.* ¡Qué verdad maravillosa y simple es que podemos tener la justicia de Dios aun cuando nuestras vidas han estado envueltas en pecado! Todo lo que debemos hacer es entregarnos a Jesucristo y aceptarlo como nuestro Salvador. “El tú correcto” puede ser una realidad por medio del carácter de Cristo Jesús.
Quizás te preguntes qué significa estar en Cristo; la Biblia da una hermosa respuesta: “Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación [ninguna sentencia condenatoria, ningún castigo] para los que están unidos a Cristo Jesús [quienes creen en él como su Señor y Salvador personal], pues por medio de él la ley del Espíritu de vida [la ley de nuestro nuevo ser] me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte” (Rom. 8:1, 2, comentarios agregados).
Así es como obtenemos la justicia: aceptando a Jesucristo como nuestro Salvador. Y cuando lo aceptamos, recibimos libertad completa de la opresión del pecado que ha gobernado sobre nosotros en el pasado.
* El camino a Cristo, p. 54.

(38)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*