Lección 9 | Martes 22 de agosto 2017 | Pablo llama a recordar | Escuela Sabática Joven

MARTES 22 AGOSTO

PABLO LLAMA A RECORDAR

Evidencia | Gál. 4:12-20

Cuando leemos la Carta a los Gálatas, quizá se nos haga difícil Imaginar que la audiencia de Pablo había sentido celo y sed por Dios. Parece que Pablo sigue reiterando el mismo mensaje, ¡a pesar de que ya había visitado antes esta iglesia! Pero estos cristianos primitivos no eran inmunes a la desobediencia. Cayeron presa de las mentiras que enseñaban otros misioneros, que la observancia de la ley era un medio para obtener la salvación.

Como se apegaron tan to a la ley, Pablo tuvo que repetir vez tras vez que la verdad de la salvación por la gracia no tenía nada que ver con la observancia de la ley. Su enérgico llamado pastoral en Gálatas 4:12 al 20 básicamente era un llamado a recordar, mediante el uso de una doctrina firme y de evidencias históricas, para persuadir a los gálatas a que volviesen a ser fuertes y obedientes, como cuando sabían que la salvación era solo por medio de Cristo.

Pablo escribió específicamente en Gálatas 4:12: “Hermanos, yo me he identificado con ustedes. Les suplico que ahora se Identifiquen conmigo. No es que me hayan ofendido en algo”. La palabra identificar, en griego (guinomai), se refería a “llegar a ser” o “nacer”. Pablo también dijo que una vez había sido como ellos, edikésate, es decir, “actuaba Impíamente”, como se traduce del griego.

Pablo hablaba con esa pasión porque sabía lo que era tener una mentalidad legalista, en la que la persona deja a Cristo de lado y se exalta a sí misma cada vez más. Con este trasfondo, el mensaje de Pablo cobró fuerza: todos tenemos una oportunidad, sin importar cuán lejos hayamos caído, de regresar y de volver a “Identificarnos” (guinomai).

Cuando somos débiles, nos fortalecemos, no a través de nuestras propias obras, sino mediante la obra de Cristo en nosotros. Pablo no permitió que una enfermedad se interpusiera entre él y el mensaje del evangelio; dependió de la gracia de Dios. Y a pesar de esto, los gálatas lo aceptaron y fueron bendecidos por su mensaje (Gál. 4:14, 15).

No obstante, Pablo no tenía una enfermedad en esta carta. Tenía un desafío mayor: el orgullo de estas personas. Las palabras de Pablo son un ejemplo perfecto de que cuando sentimos que tenemos pocos medios para predicar el evangelio, o poca receptividad, entonces es cuando debemos predicar más y depender de lo que Dios proveerá.

Pablo no se dio por vencido. Sabía que los gálatas se enfadarían. Estaba diciendo la verdad, aunque doliera (4:16). Pero él sabía hasta qué punto el legalismo había limitado el crecimiento del carácter de Cristo y sabía que la grada era vital para el crecimiento (4:17-19).

Para pensar y debatir

¿Qué desafíos has enfrentado al tratar de compartir con otros algunas palabras sobre Cristo? Si no has tenido ninguno, ¿qué has hecho o estás haciendo para evitar los desafíos?

Sí la ley no es un medio para la salvación, ¿cuál es el propósito de la ley? ¿Cómo podemos seguir valorando la ley sin volvernos legalistas como los gálatas?

Emily “Emy” Wood, Lincoln, Nebraska, EE.UU.

(72)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*