Lección 9 | Miércoles 23 de agosto 2017 | Ser el cambio: Reglas con motivo | Escuela Sabática Joven

MIÉRCOLES 23 AGOSTO
SER EL CAMBIO: REGLAS CON MOTIVO
Cómo hacer | 2 Cor. 5:20; 10:2-6; Gál. 4:15-18.
Imagínate que un niño constantemente alterna entre dos niñeras. Una escucha las reglas de los padres y las pone en práctica. La otra, deja que el niño haga lo que quiera, siempre y cuando los padres no se enteren.
El niño puede llegar a pensar que, por la libertad, la segunda niñera se preocupa más por él. Sin embargo, los padres dan las reglas por un motivo. No fueron creadas para castigar, fueron creadas para proteger, por amor. La primera niñera entiende esto, y hace lo mejor para proteger al niño, e Idealmente, también lo hace con el mismo amor.
Vemos que Pablo les muestra esta misma responsabilidad a los gálatas: demostrar el amor de Dios. Fuimos llamados a ser como Pablo, y mostrar a los demás las verdades de la Biblia.
Aunque parezcan duras, debemos asegurarnos de que quien nos escucha entienda que son dadas con amor, por amor y por causa del amor. Segunda de Corintios 5:20 nos recuerda que somos embajadores de Cristo y que suplicamos en su nombre. Cuando suplicamos a las personas sobre algún problema, no debería ser para nuestro beneficio, sino para el de ellas, y por sobre todo, para beneficio de Dios.
Segunda de Corintios 10:3 al 6 dice: “Pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo. Y estamos dispuestos a castigar cualquier acto de desobediencia una vez que yo pueda contar con la completa obediencia de ustedes”. Debemos permitir que Dios obre por medio de nosotros, o no lograremos nada para él. ¿Cómo podemos ayudar a alguien, si no lo amamos? SI Dios te está impulsando a hablar con alguien sobre algo que puede estar haciendo mal, entonces habla con ella como Cristo lo haría. Acércate a ella con amor y bondad, y quédate con ella en la lucha con el pecado.
No siempre funcionará, y algunas personas pueden no estar preparadas, pero tu trabajo es darles la oportunidad. Gálatas 4:15 y 16 nos muestra que Pablo cuenta cómo los gálatas podrían haber hecho cualquier cosa por él en el pasado, pero ahora lo tratan como a un desconocido porque está tratando de corregir sus errores. Que tú te acerques a alguien con el amor de Jesús no quiere decir que esa persona esté preparada para ello. Sé como Jesús: dales tiempo y dales amor.
Para pensar y debatir
¿Por qué piensas que ser honesto con las verdades bíblicas y con el amor divino pueden ir de la mano?
¿Cómo puedes ayudar a corregir errores mientras demuestras que detrás de cada corrección hay amor?
Marveen Gentil Ion, Lincoln, Nebraska, EE.UU.

(77)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*