Lección 9 | Viernes 25 de noviembre 2016 | Para estudiar y meditar | Escuela Sabática


Viernes 25 de noviembre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: De tapa a tapa, la Biblia está llena de maravillosas palabras de esperanza. “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:20). “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición” (Gál. 3:13). “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Sal. 103:12). “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rom. 8:38, 39). “Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra” (Gén. 9:16). “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él” (1 Juan 3:1). “Reconoced que Jehová es Dios; él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado” (Sal. 100:3). Estos textos son solo unos pocos de los que nos revelan, en la Palabra, cómo es nuestro Dios y qué nos ofrece. ¿Qué razones habría para tener alguna esperanza si no fuera por lo que se nos reveló en la Biblia?
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Qué otros textos bíblicos nos hablan de esperanza? ¿Cuáles son importantes para ti, y por qué?
2. De todas las doctrinas específicas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, ¿cuáles encuentras especialmente esperanzadoras?
3. En medio de las pruebas personales y, a veces, tragedias y dificultades de la vida, ¿de qué forma podemos aprender a regocijarnos en la esperanza que se nos presenta en la Biblia? ¿Por qué es tan fácil desanimarnos por todo lo que nos sucede y lo que ocurre en este mundo, aun cuando la Biblia revela tanta esperanza? ¿Qué podemos hacer, en un nivel práctico, para mantener siempre esta esperanza ante nosotros y regocijarnos por ella?
4. “Hable con Dios de esperanza, de fe y gratitud. Esté siempre alegre y con esperanza en Cristo. Adiéstrese para alabarlo. Esto es un gran remedio para las enfermedades del cuerpo y del alma” (MCP 2:509). ¿Por qué la alabanza es tan importante para mantener nuestra esperanza en el Señor?
Escuela Sabática | Lección 9 | Para el 26 de noviembre de 2016 | Indicios de esperanza | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(446)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*