Sábado 24 de mayo
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Romanos 7:7-12; Deuteronomio 30:15-20; Mateo 7:24-27; Hechos 10:34, 35; Juan 15:10; Efesios 2:1.
PARA MEMORIZAR:
“Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).
UN SIGLO ANTES DE CRISTO, EL POETA ROMANO LUCRECIO escribió un poema famoso que se perdió en la historia, hasta la Edad Media, titulado “Sobre la naturaleza de las cosas”. Aunque a menudo se lo acusó de ateo, Lucrecio en su poema no niega la existencia de dioses; solo alega que, por ser dioses, no tendrían absolutamente ningún interés en nada humano.
En contraste, la Biblia alega que hay un Dios solo, y que él está fervientemente interesado en lo que sucede aquí. Y dos manifestaciones de ese interés apasionado en la humanidad se encuentran en su Ley (para guiarnos en nuestro vivir) y en su gracia (el medio para salvarnos cuando violamos esa Ley). Aunque a menudo se las ve como contrarias entre sí, la Ley y la gracia están indisolublemente vinculadas. Sus métodos de operación pueden ser diferentes, pero juntas revelan que la justicia tiene que triunfar sobre el pecado. Las manifestaciones de la Ley de Dios y de su gracia proporcionan una evidencia poderosa de su amor por la humanidad y su deseo de salvarnos para su Reino eterno.

http://escuelasabatica.es/

(1070)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*