Lunes 10 de febrero – Devoción Matutina para Menores 2014 — De puentes y soportes

«Jesús le contestó: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre”» (Juan 14: 6).

Las personas que atraviesan por primera vez el puente cubierto en dirección a la Academia Adventista Milo de Oregón, Estados Unidos, suelen asustarse por el sonido que hacen las tablas de madera debido al peso de los automóviles. Los de la academia enseguida informan que el puente cuenta con vigas de acero y columnas de concreto, y que no hay nada de qué preocuparse. Durante el otoño y principios del invierno, el río Umpqua fluye lentamente bajo el puente en dirección al valle, donde está ubicado el pueblo de Canyonville, y desde allí al océano Pacífico. Aunque la profundidad del agua debajo del puente podría tener unos doce metros, casi todo el río es poco profundo. La mayor parte del año se puede caminar río arriba o río abajo a través de zarzas, arbustos y vadeando el río.
Al principio de la primavera, sin embargo, se derrite el hielo, haciendo que el río baje por las montañas con una fuerza inusitada. El puente se convierte entonces en la única vía de acceso hacia las instalaciones de la academia. Debajo del puente, el nivel del agua crece hasta casi un metro o metro y medio de distancia de las vigas que lo sostienen. La fuerza del agua hace que troncos de grandes árboles y pinos golpeen el puente. Curiosamente, de junio a febrero los residentes de la escuela juran que su puente es seguro. Sin embargo, durante las primeras crecidas de la primavera, se siente tembloroso. Pero el puente no cambia, solo el flujo del agua del río.
El único puente con el que es posible cruzar desde este mundo de muerte hacia la vida eterna, es Jesús. Él es el camino, la única vía de escape. En esto de la fe en Jesús, ¿eres como los residentes de Milo que cuando el clima es benigno y el agua está calmada, confías en Dios, pero cuando los problemas golpean tu fe dudas de la fortaleza de tu puente? Si es así, aférrate a la promesa de hoy Jesús dice: «Yo soy el camino, la verdad y la vida».
Independientemente del tamaño de tus problemas, él no cambia. Puedes confiar en que él será el mismo hoy, mañana y siempre.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(265)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*