Lunes 10 de febrero – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – Cuando sucede lo inesperado

“Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. Lucas 18:27.

A veces pensamos que por el simple hecho de existir, porque amanecemos cada mañana, vamos al trabajo, y nos acostamos cada noche, tenemos derecho a la vida. Como tenemos salud, trabajo, familia, amigos, creemos que no necesitamos preocuparnos…
No estemos tan confiadas.
De repente sucede lo inesperado y nuestra vida cambia totalmente.
Estaba trabajando cuando recibí una llamada urgente. Mi hijo había tenido un accidente. Con mi esposo llegamos al hospital lo más rápido que pudimos. Fue una impresión horrible encontrarlo ahí. Lo dejé sano, alegre, fuerte y feliz unas horas antes, y ahora lo encontraba en una cama de hospital, grave, dependiendo de tubos y máquinas, en peligro de muerte.
No se movía, no hablaba, no podía responder a mis angustiadas preguntas, no entendía mis palabras, que se quebraban por el dolor.
Hace unos de meses recibí otra llamada triste. El hijo de una persona muy querida también había sufrido un accidente, y la madre estaba desconsolada en el hospital. La llamé, animándola, le recordé mi propia experiencia y le dije: “Cuando los médicos terrenales no tienen respuesta, solo Dios puede sostener nuestra vida, llenándonos de fe y esperanza. Ora y confía, y el milagro que suplicas se hará realidad. Así como Dios levantó a mi hijo de la cama de un hospital y lo recuperó completamente, el Señor levantará al tuyo. Dios hará el milagro como lo hizo con nosotros, porque amamos y servimos a un Dios vivo que sabe lo que es mejor para cada uno”.
Recordando esos momentos no puedo dejar de alabar la misericordia de Dios. Humanamente, nadie puede entender a una madre que sufre mejor que aquella que ha pasado por una experiencia semejante, viviendo el mismo dolor y enfrentado la misma angustia. Nuestro Padre Dios entiende pues tuvo que presenciar la muerte de su hijo amado en favor de nosotros, mortales pecadores.
Hermana, si el dolor te cierra el pecho, cree con fe. Confía y depende totalmente del Señor. Es entonces cuando Dios te permite crecer y prepararte para que tu ministerio aquí en la tierra sea de consuelo y esperanza para los que sufren.

Ana Luz Barrientos, Estados Unidos

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(341)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*