Lunes 14 de abril – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – Jehová es mi pastor

“Jehová es mi pastor; nada me faltará”. Salmo 23:1.

Cuando nos casamos, nuestro primer destino fue la ciudad de Potosí, en la República de Bolivia, y estuvimos en ella durante cuatro preciosos años. Trabajando allí, ordenaron a mi esposo, Félix Vásquez, al ministerio. Fue una de las experiencias más bonitas que pasamos juntos.
Luego vino la bendición del nacimiento de nuestros tres hijos.
Recuerdo como si fuese ayer, cuando Mirtha, mi segunda hijita, estaba por nacer. Mi gran preocupación era no saber quién cuidaría de mi pequeña Evelin. No conocía a nadie como para pedirle ese gran favor.
La misión había programado un campamento de invierno para jóvenes justo para la fecha del nacimiento de mi bebé, y mi esposo tenía que estar allí como pastor. ¡Yo no sabía qué hacer! Mi esposo de viaje, mi niña sin nadie que pudiera cuidarla y mi segunda hija por nacer. ¿Adónde ir en busca de ayuda en esta difícil situación? En esos momentos de angustia, y buscando otra cosa, encontré en la oficina de mi esposo el himnario Melodías de victoria, y hojeándolo vi el himno “Qué felicidad”, que comienza diciendo: “Si tú triste estás y no tienes paz, cuéntaselo a él todo en oración”.
Al cantarlo, sentí la seguridad de que el Señor resolvería mi problema.
Al despertar a la mañana siguiente, mis ojos se fijaron en un cuadro que representaba el Salmo 23, que fortaleció aún más mi confianza en Dios. Mi Padre, en su infinita bondad, ya tenía la solución a mi problema. El campamento se suspendió y un día antes del nacimiento de mi hija mi cuñado, que estaba recién operado, despertó con la firme convicción de que nosotros necesitábamos a su esposa en nuestra casa y la envió inmediatamente. Ella llegó a las 17:00 del 15 de julio, y mi hija nació a la mañana siguiente. Dios había resuelto mi preocupación de una manera inesperada, y antes de que yo lo supiera. ¡Gracias, Señor, por tu tierno cuidado!
Cuán conmovida y agradecida me sentí al saber que Dios se preocupa por mis necesidades, mi ansiedad y aun por mis miedos. No permitamos que la falta de confianza en nuestro Padre Celestial nos haga difícil vivir esa paz que solo se logra entregando nuestros problemas y preocupaciones a Dios.

Mirtha Velia Villanueva de Vásquez, Bolivia

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(333)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*