Lunes 14 de septiembre 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | ¿Teme Job a Dios de balde?

“¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has rodeado de tu protección, a él y a su casa y a todo lo que tiene? El trabajo de sus manos has bendecido, y por eso sus bienes han aumentado sobre la tierra” (Job 1:9, 10).

El tema central de todo el libro de Job es la fe. En la introducción de la historia, Satanás plantea a Dios la naturaleza de la fe de Job: ¿Teme Job a Dios de balde? ¿Cree y confía en ti por nada? El diablo está insinuando que la fe y el servicio de Job a Dios es simplemente el resultado del interés. Además, niega que pueda haber una fe que se viva honestamente y que sea buena en sí misma.
Según Satanás, la fe existe por lo que da, no por lo que es. Por eso propone a Dios que retire las bendiciones al patriarca y este revelará su verdadero carácter. Y así comenzó la prueba de fe de Job. Dios permitió a Satanás que llevara a Job al infortunio: primero, el diablo le despojó de sus posesiones, después de su casa y sus hijos y, finalmente, atacó su cuerpo con una pavorosa enfermedad. Pero el texto bíblico dice: “En todo esto no pecó Job ni atribuyó a Dios despropósito alguno” (Job 1:22). El relato concluye con la aparición en escena de la esposa del patriarca, como ejemplo de la fe interesada y egoísta de la acusación diabólica: “¿Aún te mantienes en tu integridad? ¡Maldice a Dios y muérete!” (Job 2:9); la fe genuina de Job se manifiesta una vez más: “Como suele hablar cualquier mujer insensata, así has hablado. ¿Pues qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?” (vers. 10).
Algunos definen la fe interesada como fe “utilitaria”, es decir, la que antepone los beneficios y utilidad de la fe a cualquier otra de sus cualidades. La fe utilitaria es sutil pero, en realidad, confunde a Dios con sus bendiciones: si recibimos protección, cuidado, prosperidad, entonces, Dios es real. Pero si la desgracia, el sufrimiento o el infortunio nos ocurren, Dios nos ha fallado y dudamos de su existencia. En la galería de los héroes de la fe se dice que Moisés “se sostuvo como viendo al Invisible” (Heb. 11:27). Y en la ejemplar experiencia de Job, con su final feliz, el patriarca termina reconociendo: “De oídas te conocía, mas ahora mis ojos te ven” (Job 42:5).
Pide hoy al Señor que te ayude a seguir el ejemplo de Job, de modo que tu fe sea genuina y puedas experimentar que hay un Dios en los cielos.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(302)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*