Lunes 16 de febrero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Hermosa princesita, hija del Rey Bueno

 

Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas. Salmo 147:3.

 

Érase una vez una hermosa princesita, bella y obediente, hija de un rey bueno. Su moralidad, incuestionable. Vestía un delicado manto de colores, símbolo de su pureza y estatus real. También había un príncipe malvado. El príncipe malvado estaba perdidamente enamorado de la princesita. Desesperado por no poder seducirla, comenzó a ponerse flaco y todo demacrado.

Un día, el príncipe malvado fingió estar muy enfermo. Por mandato del rey, la hermosa princesita le preparó comida con sus propias manos, y se la ofreció. Pero el príncipe no quiso comer. Pidió que la princesa le llevara la comida a su alcoba, y que todos salieran y se fueran. La princesita tomó los alimentos y los subió al dormitorio donde estaba tendido aquel príncipe, su medio hermano. Con inocente cuidado le ofreció un bocado, pero el príncipe perverso no estaba interesado en la comida. Con diabólica lujuria miró a la hermosa princesita y la tomó fuertemente. Ella gritó, suplicó, lloró y se defendió, pero el malvado príncipe pudo más y, con gran violencia, la deshonró hasta lo sumo. Rasgó su inocencia, su cuerpo, su espíritu y su existencia.

El príncipe sació sus instintos, y dejó a la princesita destruida, desolada. Luego la arrojó de su casa cual pestilente basura. Y se fue la hermosa princesa, hija del rey bueno, llorando, con las ropas y el corazón rasgados. Cuando se encontró con otro hermano, alguien que la podría defender, este le dijo: “Calla ahora… tu hermano es” (2 Sam. 13:20). ¡¿Calla?!

¡Cuántas princesitas, hijas del Rey bueno, van callando por el mundo! Alguien les ha dicho “calla”; calla porque el abusador es tu pariente; porque el abusador es un dirigente religioso. Calla porque: ¡qué vergüenza!; porque tú te lo buscaste… Calla, calla, calla. Pero, querida princesita: ¡No calles! Eres hija de Dios, de un Rey bueno. Él te escuchará, sanará tus heridas, no importa cuán profundas y nauseabundas sean. Él te dará fuerzas para no callar más. Porque si lo haces, no sanas; porque si callas, continúa el abuso; porque mientras callas, te consumes. Ya no calles, hermosa princesita, hija del Rey bueno -Gladys Torres Terán.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA

Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE

Lecturas Devocionales para Damas 2015

www.DevocionMatutina.com

 

 

(418)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Comments are closed.