Lunes 19 de mayo – Devoción Matutina para Menores 2014 — El día del juicio

«Muy bien, eres un empleado bueno y fiel; ya que fuiste fiel en lo poco, te pondré a careo de mucho más. Entra y alégrate conmigo» (Mateo 25: 21).

El 19 de mayo de 1780 amaneció despejado salvo por una bruma que se divisaba en el suroeste. A medida que avanzaba la mañana, la bruma se fue ennegreciendo hasta que el cielo quedó completamente cubierto por una nube que se extendía rápidamente por Nueva York, Maine, New Hampshire, Rhode Island, Massachusetts y Connecticut, en Estados Unidos.
Llegó hasta la frontera canadiense a mediodía. A la una de la tarde, el cielo estaba totalmente oscuro.
Los maestros enviaron a los niños a sus casas. Se encendieron las farolas de las calles, y la ciudad se tiñó de un extraño color verde. Los granjeros vieron cómo sus gallinas se recogían en el gallinero a mediodía, y las aves volaron hacia sus nidos para descansar. La gente, asustada creyendo que era el fin del mundo, corrió a las iglesias para orar y aguardar el juicio.
Al llegar la tarde, la Asamblea Legislativa de Hartford, Connecticut, amenazaba con aplazar su sesión, pero un miembro dijo: «Señor presidente, mis compañeros temen por sus vidas a causa de la extraña oscuridad que ha caído sobre nosotros. Lo llaman la ira del juicio de Dios. Sin embargo, tanto si están en lo cierto como si no, yo lo veo de este modo. Si hoy resulta no ser el día del juicio, no hay necesidad de aplazar esta sesión, pero si hoy es el día del juicio final, deseo que Dios me encuentre cumpliendo mi deber. Mi propuesta es que encendamos unas velas y continuemos con nuestra labor».
La sesión continuó a pesar de la ausencia de algunos legisladores asustados que abandonaron la sala para refugiarse en sus hogares.
La oscuridad permaneció durante muchas horas más. La luna llena no apareció hasta la una de la madrugada, y después se tiñó de color rojo. Apenas un día después de que llegara la oscuridad, amaneció una nueva mañana. El sol brillaba con más intensidad que nunca.
Todavía hay personas a las que les inquieta la venida de Jesús. Los verdaderos hijos de Dios adoptarán la sabia actitud de los miembros de la Asamblea de Connecticut. ¿Qué mejor manera de que Jesús nos encuentre que cumpliendo fielmente las tareas que nos encomendó?
Si deseas conocer más acerca del fenómeno ocurrido el 19 de mayo de 1780, lee las páginas 307-309 del capítulo 18 de El conflicto de los siglos, escrito por Elena G. de White.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(332)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*