Desde el corazon

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Mateo 2:1,2.

Mientras los magos estudiaban el firmamento, apareció una estrella luminosa, enteramente nueva para ellos. Al contemplarla, se convencieron de que era el heraldo de un gran acontecimiento. Decidieron investigar el asunto, con la esperanza de que serían recompensados con algún dato sobre el Mesías prometido. El Señor los animó a seguir adelante; y al igual que una columna de nubes se movió ante los hijos de Israel en el cruce del desierto, la estrella guió a los sabios en su camino hacia Jerusalén… Al entrar en Jerusalén, los magos inquirieron ansiosamente: “¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”…

Los gobernantes judíos ignoraban la llegada del Justo, porque no se habían preparado para él… No habían escuchado el mensaje del ángel: “He aquí os doy nuevas de gran gozo” (Luc. 2:10)…

Los pastores habían dado testimonio sobre la visita de los ángeles; ahora, unos hombres del Lejano Oriente traían las nuevas: “Su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”. Hombres de otra nación y otra fe fueron los primeros en anunciar la venida del Mesías…

Herodes se sorprendió de que los rabinos judíos -hombres que se consideraban favorecidos sobre todos los demás- estuvieran aparentemente inadvertidos, en tanto que los que consideraban paganos habían recibido una señal del cielo de que el Rey había nacido…

Herodes llamó a los sabios e “indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella… Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño… Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino” (Mat. 2:7-12) -Youth’s Instructor, 19 de octubre de 1899.

MEDITACIONES MATINALES PARA ADULTOS 2013

DESDE EL CORAZÓN

Por: Elena G. de White

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

Devoción Matutina en audio:

Soundcloud: www.soundcloud.com/jespadill-channel

__________________________________________________

(287)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*