niños pequeñosY allí nació su primer hijo, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos en el mesón. Lucas 2:7.
En la casa de mis abuelos, durante las comidas, nadie tenía un lugar reservado en la mesa. Excepto mi abuelo.
El lugar de él era siempre el mismo: en una de las puntas de la mesa. Con todo, si alguien se sentaba allí, creo que el abuelito no se hubiera enojado. Pero nadie jamás haría eso, porque aquel era el lugar de él. ¿Cómo es que sabemos eso? No sé. Simplemente siempre fue el lugar del abuelito, y listo.
Cuando Jesús nació, no había un lugar para él en la Tierra. María, su madre, lo colocó en un pesebre, un lugar para la comida de los animales. Pero hoy, Jesús quiere tener un lugar reservado en tu vida, que nadie puede ocupar. Jesús debe ocupar el mejor y el más importante lugar en tu vida.

Hablemos con Dios
Querido Jesús , ven a habitar en mi corazón, donde hay un lugar solamente tuyo. ¡Amén!

(328)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*