Lunes 28 de abril – Devoción Matutina para Menores 2014 — Matías el magnífico

«Una mosca muerta apesta y echa a perder el buen perfume.
Cuenta más la tontería más ligera que la sabiduría más respetable» (Eclesiastés 10: 1).

Matías era un pianista excelente. Podía recorrer el teclado tan rápido con sus dedos, que sus manos se veían borrosas. Aparte del talento que tenía para la música, era muy popular entre alumnos y profesores, y siempre obtenía las mejores calificaciones. A las muchachas les fascinaba su cabello, y siempre le sonreían. En la cancha de baloncesto Matías podía bloquear los lanzamientos del más alto, y era el jonronero del equipo de béisbol.
Durante los cuatro años de secundaria, Matías el magnífico (como le llamaban sus compañeros) se convirtió en una superestrella. Era de esa clase de personas de las que se habla bien incluso años después de graduarse. Durante su último año recibió varias becas para ir a la universidad. La semana de su graduación, recibió el premio anual Chopin, y el premio al mejor deportista.
El programa de graduación, con su acostumbrada presentación de fotografías de cuando los graduandos eran bebés, terminó con una interpretación magistral del Estudio revolucionario de Chopin por parte de Matías, quien se robó el espectáculo.
Antes de regresar a los dormitorios, Matías y sus amigos condujeron hasta una pizzería local para celebrar. Nadie había planificado beber demasiado.
El plan era tomarse un par de cervezas antes de declararse oficialmente adultos.
Pero las dos cervezas se multiplicaron, al punto de que ninguno sabía cuánto alcohol habían consumido. Me imagino que has adivinado lo que ocurrió.
Camino a casa tomaron una curva demasiado rápido, y el conductor no reaccionó debidamente. Matías el Magnífico pasó el resto de la noche y los siguientes diecisiete meses entrando y saliendo del hospital. El pronóstico no era bueno. Probablemente no volvería a caminar de nuevo. La joven madre de tres hijos que conducía el otro vehículo no tuvo la misma suerte. Murió antes de que la ambulancia llegara a la sala de emergencias del hospital.
Cada vez que sus compañeros piensan en él, terminan diciendo: «Si esa noche no hubieran…». El dulce perfume del éxito de Matías se convirtió en hedor a tragedia por culpa de una mala decisión. El mismo Matías dice que «una pequeña tontería» puede convertir miles de sueños maravillosos en una horrible pesadilla de dolor y remordimiento.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(282)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*