Lunes 28 de septiembre 2015 | Devoción Matutina para Jóvenes 2015 | Ansiedad, miedo, angustia

Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias. El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confia en él. Salmo 34:4-8.

Las tres palabras del título de nuestra reflexión de hoy, de solo leerlas, causan aprensión. Son fenómenos muy parecidos entre sí, aunque cada uno tiene sus propias causas y manifestaciones, y sobre todo su diferente grado de perturbación en el ánimo humano, desde lo aparentemente más leve, que es la ansiedad, hasta la angustia, que por su carácter tan incisivo lleva a la persona a una gran desesperación.
Todos estos trastornos del ánimo se caracterizan por ser una reacción defensiva frente a una amenaza para la “integridad yoica”, frente a algún peligro real, presente; o posible pero no presente; o muy o poco probable; o imaginario; o, lo que parece ser peor, cuando no se sabe definir cuál es la amenaza, pero hay una sensación generalizada de que existe (trastorno de ansiedad generalizada). La persona tiene una sensación de inseguridad personal que va desde los grados más leves (ansiedad) hasta los más agudos (miedo, angustia, ataque de pánico).
Sea como fuere, la realidad es que, a raíz del pecado, sabemos que este mundo es el escenario del gran conflicto entre las fuerzas del bien y del mal. Por eso, hay causas reales de amenaza para nuestra integridad, y también se ha instalado en nosotros una conciencia de inseguridad.
Pero, por encima de estas cosas, confía en que no estás solo ni desamparado para enfrentar las luchas, los desafíos y aun las amenazas que esta vida terrenal te pueda presentar. Hay un Dios omnipotente, “Jehová de los ejércitos”, que tiene una hueste de ángeles poderosísimos dispuestos a ayudarte, a protegerte y a sostenerte en medio de tus temores, y que puede hacer que tu vida sea alumbrada por su luz. Ten paciencia con los procesos terapéuticos, en caso de que tengas que recurrir a ayuda profesional, pues tienes la certeza de que Alguien más grande que tus problemas tiene suficiente poder para sacarte adelante.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2015
EL TESORO ESCONDIDO
Un encuentro con Dios en tu juventud
Por: Pablo M. Claverie
Lecturas devocionales para jóvenes 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(265)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*