Lunes 28 de septiembre 2015 | Devoción Matutina para Menores 2015 | Recubrimiento antimicrobios

Experimenta: Si realizáramos un concurso para saber cuál de todos los objetos que usamos a diario está más contaminado con microbios, ¿cuál piensas que ganaría?
Los cepillos de dientes serían nominados. Uno que tendría muchas posibilidades de ganar es el teléfono móvil. Muchísimos microorganismos nocivos viven en su pantalla. Te lavas las manos antes de comer y después de ir al baño, pero contestas una llamada, envías un mensaje, juegas y te entretienes buscando esto o aquello, y no te lavas las manos después, ¿o sí?
Algunos fabricantes, preocupados por esta situación, han creado pantallas que cuentan con un recubrimiento de cristal que, según dicen, además de ser contra ralladuras, se “come” los microbios, evitando contagios entre quienes se prestan el teléfono. Quizá sea muy pronto para comprobar si funciona.
Cuántas veces hemos conocido a una persona que nos impresiona y llama nuestra atención por su forma de ser. Es buen amigo, cristiano, saca excelentes notas en la escuela; es tranquilo, pero también divertido y su familia es muy respetable. De repente se hace amigo de esos dos rebeldes que tienen tan mala fama. Entonces todo cambia. Repentinamente, descubres que sube imágenes poco respetables a las redes sociales; su modo de hablar se transformó y ahora parece más un diccionario de malas palabras andante. Cualquiera se preguntaría qué le pasó. Simplemente, no tuvo un recubrimiento especial que lo protegiera de la mala influencia de los que ahora dice que son sus “amigos”.
Lo actual son las pantallas resistentes, al igual que los caracteres resistentes a las malas amistades. Es muy pronto para comprobar si tu carácter es inmune o podrás soportar la influencia de esas malas compañías. Así que, si Jesús toca tu hombro y dice que esa amistad no te conviene, no hagas oídos sordos; mejor obedece su indicación y aléjate.
Muy pronto, cuando vayamos al cielo, no tendremos que preocupamos por los microbios de la pantalla del teléfono o las malas amistades, que se nos pegan como microbios. Mientras tanto, aléjate.
“El que aprende y pone en práctica lo aprendido, se estima a sí mismo y prospera” (Proverbios 19:8).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2015
CIENCIA DIVERTIDA
Para cada día
Por: Yaqueline Tello Ayala
Lecturas devocionales para niños 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(128)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*