Lunes 29 de junio 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Jesús sana a una mujer en el día de reposo

Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: “Mujer, eres libre de tu enfermedad”’ Lucas 13:12

Es la historia de una mujer que padecía una enfermedad cruel e impiadosa: su columna vertebral había perdido la verticalidad, quedando encorvada y obligada a mirar hacia abajo, imponiéndole el polvo de la tierra como horizonte natural (ver Luc. 13:10-17). Estaba sometida a una vida infrahumana, parecida a la de un cuadrúpedo, que la colocaba en una situación vergonzosa. ¿Nos podemos imaginar a nosotros mirándonos los pies durante dieciocho años, sin poder extender la mirada hacia el frente y hacia arriba?
Y Jesús sanó a esa mujer. Pero cuando ella estaba disfrutando de su milagro, se escuchó una voz recriminadora. Fue como si el “espíritu maligno” se negara a reconocer su derrota, irónicamente personalizado en el jefe de los sacerdotes de la sinagoga, que entró en escena. Su presencia impuso un momento de silencio, y se apagó la alegría de la liberación. Y desautorizó la sanidad diciendo que se había “transgredido” el cuarto mandamiento.
La reacción de Jesús no se hizo esperar. El Maestro raramente se enojaba. Solo en contadas ocasiones. Esta es una de ellas. No pudo reprimir la irritación ante este “representante de Dios” tan insensible al dolor ajeno, estrecho de miras, practicante de una doble moral, que adoptaba un concepto de vida que desconocía el auténtico sentido y alcance de la religión. Jesús lo calificó de “hipócrita”, y denunció la incoherencia entre su aparente preocupación por el mandamiento, y la intención de herir al sanado y al Sanador. Se trataba de un dirigente religioso embotado por una ortodoxia rigurosa y compulsiva, dominado por los imperativos del deber, que le impedían ver la alegría de la salvación. Un religioso que ponía su énfasis en el “no harás”, y desconocía que el mandamiento apela a la memoria de la santidad (“acordarte has”) y no a la negación de la bondad.
¿Nos hemos comportado alguna vez como este sacerdote? ¿Hemos utilizado la religión para herir a los demás? Si hemos sido agresores, recordemos al sacerdote; y si hemos sido víctimas, recordemos la actitud de Jesús.— Florencia Benech Dreher.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(208)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*