Lunes 6 de octubre – Devoción Matutina para Jóvenes 2014 – Nabucodonosor

“Pasado ese tiempo yo, Nabucodonosor, elevé los ojos al cielo, y recobré el juicio. Entonces alabé al Altísimo; honré y glorifiqué al que vive para siempre: Su dominio es eterno; su reino permanece para siempre”. Daniel 4:34.

Es un personaje interesante, profundamente humano y muy parecido a cada uno de nosotros. Para llegar a la declaración de adoración del versículo que estamos usando como base para nuestros comentarios de hoy, Nabucodonosor tuvo que pasar, como el hijo pródigo de la parábola de Jesús, por una serie de momentos en su vida que lo fueron marcando en su relación con el Padre.
Cuando Daniel le interpreta el primer sueño, el de la estatua (en el capítulo 2 de su libro), Nabucodonosor entiende que ese joven esclavo hebreo tiene un Dios increíble, soberano y poderoso; pero que no tiene nada que ver con él. Su vida palaciega era suficiente, y no necesitaba de nada ni de nadie, por más increíble, soberano y poderoso que fuese. De la misma manera, el hijo pródigo pensaba que con el dinero que recibiría como herencia era suficiente para él, que el padre era innecesario.
Cuando Nabucodonosor se enfrenta a los amigos de Daniel y los hace echar en el horno de fuego, él ve al Hijo de Dios cuidando, protegiendo y acompañando a los muchachos que lo honraron.
Cuando los jóvenes hebreos salen del horno sin ni siquiera tener olor a humo, el rey los reconoce como siervos del Dios altísimo, alaba al Dios de los muchachos y reconoce que no hay otro Dios que pueda salvar como él. Actúa como el hijo pródigo, que busca algún trabajo para saciar el hambre que siente, que busca respuestas donde sabe que no las encontrará.
Nabucodonosor y el hijo pródigo llegan al fondo del pozo. Los dos quedan locos, se comportan como animales, se arrastran por el lodo –literal y simbólico– y pierden su dignidad. Es el final del viaje que nos aleja de Dios. Es la parada final de un tren al que vamos dándole combustible con cada decisión equivocada que tomamos.
Pasado algún tiempo, ese periodo ridículo en que parece que todos tenemos que sufrir para entender quién es Dios y qué es lo que nos ofrece, Nabucodonosor recobra el juicio, después de que eleva los ojos al cielo.
Ese es el ejercicio que debemos realizar hoy. Esa es la fórmula de la victoria.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2014
365 vidas
Por: Milton Bentancor
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com
===============================================

(412)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*