folleto segundoMartes 2 de abril

UNA PROMESA DE RESTAURACIÓN

Lee Oseas 2. ¿Cuál es el mensaje básico de Dios a su pueblo aquí? ¿Cómo se revela en este capítulo el evangelio?

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

El mensaje de Oseas presenta la profunda verdad del perdurable amor de Dios hacia un pueblo que no lo merece. Oseas 2 contiene un largo discurso de Dios acerca de la apostasía de Israel, que se contrasta con el infalible amor de Dios por su pueblo. Después del castigo, el esposo llevará a su mujer en un viaje por el desierto, donde se volverán a casar.

Así, el capítulo termina con un cuadro de un tiempo futuro, más allá del juicio, cuando Dios cortejará a Israel para que lo ame como antes (Oseas 2:12-15). Los animales silvestres del campo ya no devorarán las vides y las higueras de la esposa, sino que serán socios en el nuevo pacto (Oseas 2:18). Además, todos los hijos recibirán nombres nuevos, revelando otra vez la disposición de Dios de sanar y perdonar las transgresiones pasadas de su pueblo.

Dios ofrece gratuitamente perdonar nuestros pecados. ¿Cuánto le cuesta el perdón a Dios? ¿Cuál fue el costo personal de esta lección para Oseas? Oseas 3:1, 2.

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

Habiendo Oseas crecido como varón en Israel, estaba destinado a gozar una situación privilegiada en esa sociedad patriarcal. Pero, este privilegio in­volucraba una gran responsabilidad. Un hombre, en el antiguo Israel, habría tenido que hacer un esfuerzo tremendo para perdonar y tomar de nuevo a una esposa infiel, sin mencionar el aceptar como hijos propios a los que otro hombre hubiera engendrado. Mantenerse con su esposa y sus hijos de esa manera, y soportar el rechazo social, debió de haber sido una de las experiencias más difíciles de la vida.

Sin embargo, Oseas la volvió a “comprar”. En un sentido, Dios hizo lo mismo con la raza humana, pero el costo fue la muerte de Jesús en la cruz. Solo mirando a la cruz, entonces, podemos obtener un cuadro más claro de lo que le costó a Dios comprarnos de nuevo de la ruina que el pecado había causado.

 

(532)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*