Martes 1 de septiembre 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | La etapa del eterno cansancio

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Gálatas 6:9

Estábamos celebrando una “lluvia de regalos”, una pequeña fiesta para una futura mamá, y en cierto momento, la joven madre mencionó lo difícil que le resultaba dormir, por la presión del bebé que crecía cada vez más. “No veo la hora de que este bebé nazca para poder dormir una noche completa”, dijo. Unas cuantas madres que nos hallábamos allí no pudimos dejar de sonreír y le respondimos: “Si quieres dormir bien, aprovecha ahora, ¡porque después será peor!”.
Otra madre joven preguntó: “¿Cuánto tiempo voy a estar tan cansada?”, y su amiga de más experiencia le respondió: “¡Siempre!”. Y no faltó la bien intencionada madre, cuyos hijos ya han crecido, que le dice a una madre de infantes: “Esto no es nada… ¡Espera que lleguen a ser adolescentes!”. ¡A veces, pareciera que ser madre de niños pequeños es la etapa del eterno cansancio! Además del cansancio que sienten todas las madres, la sociedad nos impone la presión de que, para sentirnos realizadas, debemos trabajar fuera de casa, o desarrollar otros intereses, o participar en numerosos proyectos… Y nosotras nos imponemos la presión de ser la madre perfecta. Pero ¡la realidad es que muchas veces quedamos lejos de ser perfectas!
¿Imaginas el dolor de Eva, la primera madre, cuando vio que su hijo Caín había matado a su hermano? Eva debe de haber pensado: “¿Qué hice mal? ¿En qué fallé?”. Me pregunto cuánto tiempo le habrá llevado a Eva darse cuenta de que aquel asesinato no había sido su responsabilidad, sino la de Caín.
Aunque somos responsables de criar bien a nuestros hijos, todas cometemos errores. Pero Dios puede transformar nuestros errores en algo positivo. No necesitas ser una madre perfecta, pero sí es importante que seas sabia en el Señor, que tengas comunicación diaria con él y dependas de él.
Si tienes hijos pequeños, y miras al futuro inmediato y piensas que pasarás el resto de tu vida cambiando pañales y cortando la comida de tus hijitos, quiero recordarte nuevamente las palabras del apóstol Pablo: “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos”. ¡Ánimo, mamá!.— Nibia Mayer.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(201)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*