Martes 11 de marzo – Devoción Matutina para Menores 2014 — Un extraño linaje

«Vale más no prometer, que prometer y no cumplir» (Eclesiastés 5: 5).

El 11 de marzo de 1942 cientos de refugiados de guerra lloraron al ver a las tropas estadounidenses, su última esperanza de escapar del ejército Japonés, salir de la bahía de Manila. Un grupo de islas tras otro habían estado cayendo ante el avance del ejército japonés, hasta que ya no les quedó otra alternativa a las tropas estadounidenses que evacuar. El enemigo marchaba hacia Filipinas tan confiado como lo haría una banda estudiantil en un desfile.
Mientras salía de la bahía, el general Douglas MacArthur hizo una memorable promesa al pueblo: «Volveré».
A pesar de las dificultades que representaba ganar una guerra en el Pacífico, el general, de sesenta y cuatro años, cumplió su promesa dos años y medio después. El 20 de octubre de 1944 puso pie nuevamente en suelo filipino. En su discurso radial, dijo: «Les habla el general MacArthur. Pueblo de Filipinas, he regresado». MacArthur vivía bajo el código «todo hombre es tan bueno como lo es su palabra». Hoy, en un mundo en el que engañar solo se considera malo si te descubren, en el que regresar dinero perdido es una estupidez, en el que excusas como «el perro se comió mi tarea» son tan comunes, las personas que cumplen lo que dicen son una especie en extinción.
Admiramos a las personas en las que podemos confiar, porque son verdaderos valientes. Cumplen lo que prometen sin que haya que recordárselo, advertirles o amenazarlas. ¿Eres tú una persona así de valiente?
1. Cuando acuerdas estar en un lugar concreto a una hora determinada, ¿lo cumples?
2. Cuando dices «voy a orar por ti», ¿lo haces?
3. Cuando prometes pagar una deuda, ¿la pagas?
4. Cuando dices «me encantaría ayudar», ¿apareces para dar esa ayuda, aunque se hayan olvidado de que la ofreciste?
Es verdad que nadie es perfecto, y que a veces ocurren cosas inesperadas que evitan que uno pueda cumplir promesas sinceras. Cuando esto ocurrí’, ¿te disculpas rápidamente sin excusarte? Si lo haces, estás convirtiéndote en una persona íntegra, en un miembro de ese extraño linaje de personas en las que se puede confiar realmente.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
________________________________________­__________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
________________________________________­__________

(179)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*