Martes 14 de abril 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | Una historia de amor, providencia y fe

“Luego Isaac la trajo a la tienda de su madre, Sara, y tomó a Rebeca por mujer y la amó. Así se consoló Isaac de la muerte de su madre” (Génesis 24:67).

Abraham era ya muy viejo cuando hizo jurar a su mayordomo, Eliezer, que no tomaría esposa para Isaac de entre las mujeres cananeas, sino entre las de su propia estirpe. Fue así como Eliezer partió a buscar una esposa para el hijo de su amo. El siervo fue al pozo por la tarde, cuando las mujeres salen para llevar agua a sus casas y oró a Dios: “Jehová, Dios de mi señor Abraham, haz, te ruego, que hoy tenga yo un buen encuentro, y ten misericordia de mi señor Abraham” (Gén. 24:12). Entonces, apareció Rebeca, una joven de “aspecto muy hermoso” quien respondió a la prueba: solícita, dio de beber al mayordomo y también a sus camellos. Dios condujo al anciano hacia la hija de un sobrino de Abraham, respondiendo oportunamente sus oraciones.
Elena de White dice: “Si alguna vez se debe buscar en oración la dirección divina, es antes de dar un paso que ha de vincular a dos personas para toda la vida” {Patriarcas y profetas, p. 154). Eliezer explicó a los parientes de la joven el motivo de su viaje. Todos reconocieron que Dios había intervenido. Se ofrecieron presentes, y el mayordomo y la familia de Rebeca prepararon los esponsales. ¿Y ella? ¿Acaso no tenía nada que decir? Sus familiares le preguntaron: “¿Irás tú con este varón?” Rebeca respondió afirmativamente. Su respuesta positiva reveló que también ella era una joven de fe: aceptó separarse de los suyos, marchar lejos para encontrarse con su futuro esposo e iniciar con él la maravillosa aventura del matrimonio bajo la dirección de Dios.
Por fin llegaron a Palestina. Rebeca hizo aquel largo viaje en silencio, orando, confiada en Dios. El relato nos cuenta que cuando ya estaban cerca del lugar, Isaac, quien había salido a dar un paseo por el campo, apareció en escena. Por fin, Rebeca e Isaac se encontraron frente a frente. La paciencia, la fe en Dios y la confianza en sus padres había dado fruto: justos formarían una de las parejas más sólidas de la Biblia. Ahora había llegado el momento de entregarse el uno al otro: “Luego Isaac la trajo a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer y la amó. Así se consoló Isaac de la muerte de su madre” (Gén. 24:66).
Dios conoce cuáles son tus necesidades. Quédate hoy con esta promesa: “Deléitate asimismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón” (Sal. 37:4).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(149)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*