Mujeres

Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.

Romanos 12:1

Cuando Jesucristo estuvo en la tierra compartió su amor al mismo tiempo que realizó numerosos sacrificios. Cada episodio de su vida estuvo definido por la abnegación. Mientras caminaba por los polvorientos caminos de Galilea, Cristo sanaba, enseñaba y predicaba acerca del gran amor del Padre.

No existe registro alguno de su vida que nos diga que Jesús actuó movido por el egoísmo, o por sus intereses personales. Culminó su ministerio terrenal regalándonos libertad y vida mediante su sacrificio en la cruz. Se sometió voluntariamente al calvario, derramó su sangre y con ella hizo realidad la promesa de una vida nueva. Estuvo dispuesto a morir por los pecados del mundo, aunque él jamás hizo nada malo o incorrecto. “Ustedes saben que Jesucristo se manifestó para quitar nuestros pecados. Y él no tiene pecado” (1 Juan 3:5).

Hermana, el ejemplo del Señor debería inspirarnos a vivir una vida semejante a la de él. Nos movemos en un mundo en el que cada ser humano declara ser autónomo e individual, lo cual lo vuelve indiferente, y por tanto ajeno, a las necesidades del prójimo; siempre en busca del beneficio personal. Puede ser que en ocasiones olvidemos el bien común, así como la consigna donde Dios nos dice: “Ninguno de nosotros vive para sí mismo, ni tampoco muere para sí” (Rom. 14:7).

Recordar el sacrificio de Cristo en la cruz y meditar en ello nos llevará a darnos cuenta de que no merecemos todo aquello que hoy poseemos y todo cuanto somos. El ejemplo de Jesús nos ayudará a transitar por el camino de la humildad y la generosidad. Al mismo tiempo nos daremos cuenta de que el precio de nuestra libertad fue nada más y nada menos que la sangre del Hijo de Dios.

Amiga querida, hoy, antes de iniciar tu rutina diaria, reserva un poco de tiempo para meditar en el sacrificio de Cristo en el monte Calvario. Te llevará a reconocer tu indignidad. Te sentirás especial y privilegiada. Aprenderás a contar cada una de las bendiciones que recibes diariamente de la mano del Salvador, y te animarás a compartirlas con los débiles y los necesitados.

LECTURAS DEVOCIONALES PARA LA MUJER

ALIENTO PARA CADA DÍA

Por: Erna  Alvarado

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

Vimeowww.vimeo.com/jespadillchannel

__________________________________________________

(231)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*