Martes 17 de febrero 2015 | Devoción Matutina para Menores 2015 | No seas indiferente

 

Experimenta: ¿Te interesa hacer el bien a los demás sin esperar algo a cambio?

 

Mientras el señor Fleming, un pobre agricultor, trabajaba en el campo, escuchó gritos de socorro. Inmediatamente corrió hacia un pantano cercano donde encontró a un niño enterrado hasta la cintura en el lodo sucio y espeso. Fleming se esforzó muchísimo para salvar al niño. Al día siguiente, un noble inglés elegantemente vestido llegó hasta la casa del señor Fleming. Era el padre del niño que había salvado e, inmediatamente, le ofreció una recompensa por su ayuda. El señor Fleming se negó.

En ese preciso momento, apareció el hijo del agricultor. El hombre preguntó al señor Fleming si era su hijo. Entonces le propuso un trato:

-Permítame llevarme a su hijo y le daré una buena educación. Si se parece a usted, se convertirá en un gran hombre.

Fleming aceptó. Su hijo se graduó de la Escuela de Medicina del Hospital Santa María de Londres y se convirtió en un médico renombrado. Se llamaba Alexander y descubrió la penicilina. Años más tarde, el hijo de aquel elegante hombre inglés enfermó de pulmonía, pero sobrevivió gracias a un tratamiento con penicilina.

Randolph Churchill era aquel noble que recompensó la buena obra del agricultor. Su hijo, al que salvó del pantano y a quien años más tarde salvara la penicilina, se llamaba Winston. Sí, el famoso primer ministro.

Cierta o no, la historia nos hace reflexionar en la posibilidad real de que cada pequeña obra en favor de otros tiene una consecuencia positiva. Mi papá decía que cada vez que ayudaba a alguien, daba a Dios la oportunidad de formar una cadena que en el futuro sería de beneficio para sus hijos. Ahora creo que tenía toda la razón.

Dios pide que no seamos indiferentes ante las necesidades de las personas que encontramos todos los días. Si está a tu alcance ayudar al necesitado, no pierdas la oportunidad de empezar una cadena que Dios usará a favor de tus descendientes.

“Lo mismo deberán hacer con el asno, el manto o cualquier otra cosa que alguien pierda y que alguno de ustedes encuentre. No se desentiendan del asunto” (Deuteronomio 22:3).

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2015

CIENCIA DIVERTIDA

Para cada día

Por: Yaqueline Tello Ayala

Lecturas devocionales para niños 2015

www.DevocionMatutina.com

(168)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*