Martes 17 de noviembre 2015 | Devoción Matutina para Jóvenes 2015 | Lo que lees y lo que ves

No pondré delante de mis ojos cosa injusta. Aborrezco la obra de los que se desvian; ninguno de ellos se acercará a mí. Corazón perverso se apartará de mí; no conoceré al malvado. Salmo 101:3, 4.

¿Puede un cristiano contemplar, con la conciencia limpia, una obra de teatro, una película o un programa de televisión? Por supuesto que sí. Nada hay de malo, en sí mismo, en expresiones culturales como el teatro, el cine y la televisión. Son, simplemente, medios de expresión artistica y cultural, que tienen la potencialidad de transmitir tanto lo bueno como lo malo; de edificar o de degradar. No es el medio en sí el problema, sino cómo se usa.
Es nuestro deber, como cristianos que aman a Jesús y tienen como proyecto de vida procurar la semejanza con él, andar en sus caminos, obedecer su voluntad y servirlo, discernir, discriminar y elegir aquellos elementos de la cultura que pueden contribuir a nuestro proyecto espiritual de santificación, y desechar aquellos que entorpezcan este proyecto.
Por eso, nuestro texto de reflexión para hoy nos presenta un criterio muy sabio para elegir lo que permitimos que penetre en nuestro corazón a través de nuestros sentidos: “No pondré delante de mis ojos cosa injusta”. No permitiré que mi mente se vea expuesta a la maldad, la violencia, la bajeza moral, la perversión, la vanidad, la rebelión contra Dios y sus principios que se encuentran en tantas (la mayoría) obras literarias, teatrales, cinematográficas y televisivas, así como en tantos programas de información, chimentos, culturales, etc.
Es decir, el cristiano verdadero no desea que su mente sea llena con los pensamientos insidiosos de los que aborrecen a Dios y los principios cristianos, que se presentan de manera agresiva, o sutil y ponzoñosa, a través de libros, películas, obras de teatro o programas de televisión.
Finalmente, recuerda el principio bíblico y psicológico de que por la contemplación somos transformados (2 Cor. 3:18). Aquello a lo cual exponemos frecuentemente nuestra mente terminará dando el molde a nuestra conciencia, a nuestros sentimientos y pensamientos, y producirá nuestra conducta. Elige exponerte a aquello que te elevará y te hará más semejante a Jesús.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2015
EL TESORO ESCONDIDO
Un encuentro con Dios en tu juventud
Por: Pablo M. Claverie
Lecturas devocionales para jóvenes 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(242)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*