02 Folleto Escuela Sabática 3er. Trimestre 2013Martes 17 de septiembre

DE COMPAÑERO A COMPLEMENTO

Como vimos  en una lección anterior, la iglesia de Corinto tenía  graves problemas. ¿Qué principios bosqueja Pablo  en 1 Corintios  3:5 al 11; 12:1 al 11; y 2 Corintios  10:12 al 15 para sanar y restaurar,  los que son vitales para el reavivamiento y la reforma?

_______________________________________

_______________________________________

_______________________________________

_______________________________________

En estos pasajes, el apóstol bosqueja principios importantísimos  para la unidad de la iglesia. Señala que Jesús usó diferentes obreros para realizar diferentes ministerios en su iglesia, aun cuando  cada uno estaba trabajando junto con los demás para edificar el Reino de Dios (1 Cor. 3:9).

Dios nos llama a la cooperación, no a la competición.  Cada creyente recibe dones de Dios para cooperar en ministrar al cuerpo de Cristo y servir a la comunidad (1 Cor. 12:11). No hay dones mayores ni menores. Todos son necesarios en la iglesia de Cristo (1 Cor. 12:18-23). Nuestros dones dados por Dios no son para exhibición egoísta. Fueron dados por el Espíritu Santo para el servicio.

Todas las comparaciones con otros son poco sabias, porque nos harán sentir desanimados o arrogantes. Si pensamos  que los otros son muy “superiores” a nosotros, nos sentiremos mal al compararnos con ellos. Si creemos que nuestras labores para Cristo son más efectivas que la obra de otros, nos sentiremos orgullosos. Ambas actitudes limitan nuestra efectividad para Cristo. Al trabajar dentro de la esfera de influencia que Cristo nos dio, sentiremos gozo y contentamiento en nuestro testimonio por Cristo. Nuestras labores complementarán los esfuerzos de otros miembros, y la iglesia de Cristo dará pasos agigantados para el Reino.

¿Puedes pensar  en  alguien  cuyos  dones  en  el ministerio  te  han  hecho  sentir celoso? (No es demasiado difícil, ¿verdad?) Al mismo tiempo,  ¿cuán  a menudo te has sentido  orgulloso por tus dones  en contraste con los de otros? El punto es: las preocupaciones de Pablo son una realidad  siempre  presente en los seres caídos.  No importa de qué lado caigamos, ¿cómo podemos  aprender a tener las actitudes abnegadas necesarias para evitar las trampas aquí?

(439)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*