Martes 18 de febrero – Devoción Matutina para Menores 2014 — Pensamiento adelantado

«[Moisés] consideró de más valor sufrir la deshonra del Mesías que gozar de la riqueza de Egipto; porque tenía la vista puesta en la recompensa que Dios le había de dar» (Hebreos 11: 26).

Repasemos algunas de las cosas que se encontraron en la tumba de Tutankamón.
Su rostro estaba cubierto por una máscara de oro; su cuerpo decorado con un collar, brazaletes y tobilleras de oro; sus dedos llevaban protectores de oro. Cientos de amuletos estaban enrollados junto a su cuerpo momificado, el cual estaba dentro de un sarcófago de oro macizo de más de mil kilos. En las otras cámaras de la tumba había camas de oro, tronos, cofres, carros, figuras, ídolos, e incluso juguetes que estaban destinados para su uso.
La tumba de Tutankamón permaneció oculta hasta 1922, cuando Lord Carnarvon y Howard Cárter descubrieron tan maravilloso tesoro. A pesar de que los dos arqueólogos se hicieron famosos por el hallazgo, tuvieron que entregar su descubrimiento al gobierno egipcio. Piensa en esto: Moisés pudo haber disfrutado de un tesoro igual. Si hubiera permanecido en Egipto habría sido momificado y sepultado entre una impresionante provisión de oro. Pero escogió guiar a un grupo de personas rebeldes y resentidas hasta la frontera de la tierra prometida, y allí murió solo en una montaña.
¡Pero la historia no termina ahí!
Poco tiempo después de haber sido sepultado, la tumba de Moisés fue robada, no para llevarse una inmensa fortuna, sino para llevarse al mismo Moisés.
Jesús, el Creador de todas las cosas, fue quien levantó a su siervo Moisés de entre los muertos para vida eterna. Moisés tomó una sabia decisión, ¿no te parece? Después de todo, sea de oro o de madera, un ataúd es un ataúd, y solo sirve para guardar los huesos de un muerto, mientras que Moisés vive y camina por las calles de oro del cielo.
Jesús vino a esta tierra a robar tumbas. Él dijo: «Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia» (Juan 10: 10). Es posible que tu decisión de seguir a Dios no sea tan difícil como la de Moisés, pero el desenlace podría ser el mismo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(192)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*