Y me alegro también de las debilidades, los insultos, las necesidades, las persecuciones y las dificultades que sufro por Cristo, porque cuando más débil me siento es cuando más fuerte soy. 2 Corintios 12:10.
Cuál es el problema? ¿Tienes uno, o no tienes? Todos tienen. Y los problemas nos pueden poner muy tristes y desanimados. Muchos de los problemas no pueden ser evitados, pero tú decides si te vas a quedar triste y desanimado a causa de ellos, o si vas a reaccionar y contar con la fuerza de Jesús. ¿Cuál es tu elección?
Te sientes débil, alguien te ofende, sufres o enfrentas alguna dificultad. No importa lo que suceda, puedes contar con la fuerza de Jesús en cualquier ocasión. Es lo que dice la Biblia. Con Jesús podemos enfrentar todos los problemas.

Hablemos con Dios
Mi buen Dios, necesito de tu fuerza hoy y siempre. ¡Amén!

(274)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*