Martes 19 de mayo 2015 | Devoción Matutina para Menores 2015 | Cuidado con el cansancio

Experimenta: Responde con honestidad la siguiente pregunta: ¿Alguna vez has sentido tanto cansancio que tu cuerpo se negó a dar un paso más?
Nunca – En una ocasión – A veces – Casi a diario – Siempre.

Reconocemos el cansancio cuando nos faltan fuerzas para seguir adelante. Es normal sentimos cansados después de realizar una actividad física o mental durante un largo tiempo, o esforzamos más de lo habitual. Pero sentir cansancio todo el tiempo sin haber trabajado excesivamente, es anormal y requiere atención médica.
El cansancio después de trabajar es normal. Tu cuerpo grita que necesitas reponerte. El cansancio por aburrimiento te dice que debes cambiar de actividad y el cansancio por falta de sueño, te dice que necesitas con urgencia dormir más. Pero el cansancio (o fatiga) crónico sin motivo te indica que tu salud anda mal.
Si respondiste “Siempre” o “Casi a diario” a la pregunta del principio, entonces debes visitar a un médico. La fatiga crónica puede ser síntoma de anemia, diabetes, depresión, cáncer, insomnio entre otras enfermedades.
Debes saber que hay una enorme diferencia entre sentir cansancio y apatía. La apatía es cuando no quieres hacer las cosas aunque tengas energía suficiente; el cansancio lo sientes cuando tu cuerpo ya no tiene energía, aunque quieras continuar con tus actividades.
Tu vida es una gran carrera en la que debes descansar para seguir adelante. Avanzar hasta conseguir lo que deseas requiere que te esfuerces cada vez más, entrenando tu mente y cuerpo para hacer cada día mejor las cosas. Para correr esta carrera necesitas buena salud; de otra manera, te cansarás aun antes de empezar a correr y tu vida estará llena de fracasos. Para quien está sano es fácil correr, sobre todo si puede atender a las indicaciones del entrenador, Cristo Jesús, para continuar hasta llegar a la meta. Esfuérzate y sigue las indicaciones de Jesús. Él sabe cómo ganar la carrera.
“El Señor, el Dios eterno, el creador del mundo entero, no se fatiga ni se cansa: su inteligencia es infinita. Él da fuerzas al cansado, y al débil le aumenta su vigor” (Isaías 40:28,29).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2015
CIENCIA DIVERTIDA
Para cada día
Por: Yaqueline Tello Ayala
Lecturas devocionales para niños 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(173)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*