HBOOK007-pequeños800

Pues él sabe de qué estamos hechos: sabe bien que somos polvo. Salmo 703:14.

¡Atchís! Generalmente, las personas prefieren una casa limpia, y no un lugar lleno de polvo.

Y basta que no se barra la casa por un día para que el polvo aparezca por todas partes: debajo de la cama y sobre los muebles, haciéndonos estornudar. Aunque el polvo es diminuto y casi invisible, nos molesta bastante.

La Biblia dice que Dios hizo al hombre del polvo, de un granito de suciedad.

¿Será que somos tan insignificantes como el polvo? Para Dios, no. La Biblia dice que, aunque seamos polvo, él nos cuida con todo cariño.

¿Vamos a agradecerle a Dios por el cuidado que tiene por nosotros?

¡Atchís!

 Hablemos con Dios

¡Señor, que bueno que tú me cuidas! Muchas gracias por hacerme sentir que soy importante. ¡Amén!.

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

Devoción Matutina en audio:

Soundcloud: www.soundcloud.com/jespadill-channel

__________________________________________________

(284)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*