Martes 21 de febrero 2017 | Devoción Matutina para Damas 2017 | Cuadros pintados por Dios


“Con todas mis fuerzas yo he preparado para la casa de mi Dios, oro para las cosas de oro, plata para las cosas de plata, bronce para las de bronce, hierro para las de hierro, y madera para las de madera; y piedras de ónice, piedras preciosas, piedras negras, piedras de diversos colores, y toda clase de piedras preciosas, y piedras de mármol en abundancia” (1 Crón. 29:2).

Levanté los ojos de mi lectura devocional para contemplar la vista a través de mi ventana, y casi di un grito ante tanta belleza. El sol acababa de alcanzar las faldas de las colinas cubiertas de nieve, y las nubes se quebraban alrededor del Longs Peak, de 14.259 pies (4.346 metros) de altura.
Lo que captó mi atención fueron los colores. ¿Has notado alguna vez cómo usa Dios su pincel? Le encanta el color, y nos lo regala generosamente. Y esa mañana, las colinas cubiertas de nieve exhibían un glorioso tono rosáceo. Me senté a contemplar tranquilamente cómo se intensificaba el color, y luego se apagaba. Y evoqué otros días y momentos en los que los colores de la naturaleza habían captado mi atención.
Evoquemos el aspecto del campo después de una lluvia de verano. Los colores no solo se intensifican, sino además relucen. Mágica pintura de Dios. ¿O qué decir de la suave luz de una tarde de finales de primavera, o de verano, que pinta los campos y los cerros? Esta luz, a veces es llamada “dulce” luz, y a los pintores les resulta muy difícil plasmarla.
Ningún ser humano puede pintar como pinta Dios el cielo al salir el sol o al ponerse. ¿Conoces el viejo dicho: “Cielo rojo por la noche, alégrate marino; cielo rojo por la mañana, sé precavido”? He visto increíbles y sobrecogedores amaneceres aquí, en Colorado, y precedían a una tormenta. E innumerables puestas de sol espléndidas sobre las Montañas Rocosas. ¡Qué gamas de color! A menudo he pensado que si yo intentara plasmar esos colores en el lienzo, probablemente resultarían chillones e irreales; pero Dios los pinta a la perfección.
He tenido el privilegio de visitar museos famosos, como el Hermitage de San Petersburgo, el Louvre de París, el Metropolitan de Nueva Yorky los de Washington D.C. y Los Ángeles; e incluso el museo de aquí mismo, Loveland, ciudad conocida en la zona por todas las modalidades del arte, especialmente escultórico. He disfrutado en todos estos museos, pero ninguno de ellos ha llenado mi corazón y mi espíritu como lo hacen los cuadros que Dios me ofrece cada día, no importa dónde me encuentre. “Y vio Dios [y yo también] que era bueno” (Gén. 1:25).
Aráis Dick Stenbakken

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017
http://devocionmatutina.com

========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(283)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*