Martes 24 de febrero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Impacto ante una pared “invisible”

Yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
Isaías 41:10.

Los autos se deslizaban en la carretera que, más bien, parecía una pista de hielo para patinar. Había nevado, y era difícil manejar y mantenerse en el centro del carril. Si has vivido en Grand Rapids, Michigan, puedes comprenderme. Con mi esposo y nuestros dos hijos, Jason y Yesenia, me dirigía hacia la iglesia un sábado de mañana. Mi esposo estaba conduciendo y tenía mucha dificultad para conservar el auto en el carril derecho. De pronto, sucedió lo que temíamos: El auto se deslizó y, a gran velocidad, se dirigió hacia otro vehículo que estaba estacionado a la orilla de la carretera.
Esperábamos lo peor: un gran impacto. Pero… ¡ocurrió un milagro! Nuestro automóvil se detuvo a menos de un metro del otro vehículo. Todos describimos “el impacto” como si hubiera sido contra una pared invisible. Le dimos gracias a Dios por su cuidado y le agradecimos por haber detenido nuestro automóvil.
¿Fue un ángel o una pared invisible lo que detuvo nuestro vehículo? No los sabemos; lo que sí sabemos es que Dios y nuestro ángel guardián estaban a nuestro lado y nos protegieron.
Siempre recordamos con mi esposo esta experiencia, para alentarnos y seguir adelante, sabiendo que Dios es amor y grande en misericordia. El conoce el pasado, el presente y el futuro. Tal vez estás atravesando alguna experiencia dolorosa y hasta te has preguntado: “¿Dónde está Dios cuando lo necesito tanto?” No te concentres en el día oscuro por el cual estás pasando. Toma un papel y un bolígrafo, y haz una lista de todas las veces que sabes que Dios ha estado contigo; las veces que te ha protegido, que te ha sanado física o espiritualmente. Piensa en las veces que él te ha levantado, ha sanado tus heridas. Después, agradece a Dios porque es grande y majestuoso, por todas las ocasiones en que te ha librado, aun sin que te dieras cuenta. Alaba a Dios en este día, no importa si sientes gozo o tristeza. ¡Alaba a Dios, tu Creador!-Ana Sylvia Polanco.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
www.DevocionMatutina.com

(361)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*