Martes 24 de septiembre – Devoción Matutina para Jóvenes 2013 – Muertos de miedo

No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días.
Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida (Apocalipsis 2:10).

Dios aconseja constantemente que no temamos por nada. Su consejo es oportuno porque, al parecer, el temor es una emoción natural del ser humano. De hecho, es posible morir literalmente de miedo. Durante el terremoto del 17 de enero de 1994 en Los Ángeles, Estados Unidos, más de cien californianos prácticamente murieron de miedo, según afirma Robert Kloner, cardiólogo del Hospital El Buen Samaritano.
La investigación de Kloner ha demostrado que el miedo puede ocasionar un paro cardiaco.
En muchos casos el cerebro libera una mezcla de sustancias tan poderosas, que hacen que el corazón se contraiga con mucha fuerza y no se vuelve a relajar.
En un estudio realizado en Cleveland se investigaron las causas de muertes violentas de quince víctimas mortales de asalto, aun cuando sus asaltantes no las hirieran con tanta gravedad como para lesionar sus órganos internos. Charles Hirsch, médico funcionario de la ciudad de Nueva York, determinó que, probablemente, debido a un susto mortal, se habían desgarrado fibras y producido lesiones en once de los quince casos.
El neurólogo Martin A. Samuels del Instituto Médico de Harvard, que ha hecho investigaciones en este campo, cuenta que su gato encontró a un ratón de campo. Solamente puso su garra sobre la cola al ratón, y lo sacudió un poco. A los veinte minutos el ratón moría a pesar de no tener heridas graves. Samuels dice: “Es común que en estos casos los animales caigan muertos”.
El miedo es igualmente peligroso para el ser humano. Experimentar un gran susto puede volver diabética a una persona en un instante. Quizá seamos muy frágiles, o acaso el temor es peligroso de manera natural y afecta nuestra integridad física y mental.
Pero una cosa es cierta: Dios ha prometido libertarnos del temor. Su consejo de hoy es claro: “No tengas miedo de lo que estás por sufrir”. Seguramente impedirá que se cumplan en nosotros los efectos naturales, no importa lo fuerte que sea el impacto del temor. Qué bueno es saber que sus promesas son específicas: “El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?” (Sal. 27:1). Si eres algo aprensivo, pide a Dios que te libere del temor.

MEDITACIONES MATINALES JÓVENES 2013
¿SABÍAS QUE…?
Por: Félix H. Cortez
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(411)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*