Martes 25 de febrero – Devoción Matutina para Adultos 2014  – La relación de los dones espirituales con la Biblia — 3

No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. 1 Tesalonicenses 5:19-21

Qué fácil es menospreciar a cualquiera que afirme tener el don de profecía. Después de todo, tenemos la Biblia. Y además, mucha gente desquiciada y cuestionable ha hecho esas afirmaciones a lo largo de la historia. A la luz de esos hechos, es natural dudar, si no despreciar.
Por otro lado, está el consejo bíblico sobre el tema: “No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tes. 5:19-21).
Menospreciar abiertamente a quienes aseveran tener el don de profecía no era una opción para los cristianos del Nuevo Testamento. Al contrario, la Biblia requiere que los “prueben”.
La Biblia, afortunadamente, no solo nos recomienda que los evaluemos; también sugiere algunas formas para hacerlo. Una aparece en el Sermón del Monte, en que Jesús nos ordena: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis […]. Todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos” (Mat. 7:15-17).
Aplicado a alguien que diga ser profeta, necesitamos evaluar los resultados de los principios que propugna y si su vida refleja el cristianismo del Nuevo Testamento.
Otra prueba aparece en 1 Juan 4. Nos indica: “Probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios” (vers. 1-3).
Debemos preguntarnos: ¿cuál es el testimonio acerca de Jesús que da aquel que asevera ser profeta?
Isaías 8:20 presenta una tercera prueba: las enseñanzas de esa persona ¿concuerdan con la Biblia?
Todos esos son criterios importantes, pero aún más importante es si sus enseñanzas se dirigen a ellos mismos y a su propia palabra, o a Jesús y la Biblia.
Aquellos primeros adventistas se vieron obligados a acudir a sus Biblias, al tratar de evaluar las afirmaciones de la joven Elena Harmon White y de otros, a finales de la década de 1840. Y no siempre fue fácil tomar decisiones.
Todavía no es fácil hoy. Pero, ese no es el tema. Tenemos un mandamiento.
Ayúdanos hoy, Padre, a convertirnos en estudiantes entusiastas de tu Palabra, con el fin de que podamos evaluar mejor todas las cosas espirituales.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2014
A MENOS QUE OLVIDEMOS
Por: George R. Knight
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(314)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • yhann. 3 years ago

    Today I believe God Today will fix accounts with me. Pray for my.