Martes 26 de agosto – Devoción Matutina para Jóvenes 2014 – La mujer sunamita

“Señor mío –le reclamó la mujer–, ¿acaso yo le pedí a usted un hijo? ¿No le rogué que no me engañara?”. 2 Reyes 4:28.

No son tanto tus palabras, sino tus acciones las que señalarán quién eres. No conocemos ningún sermón de la mujer sunamita, pero ella recibió a Eliseo en su casa y convenció a su marido para que construyera una pieza en la azotea de su propia casa, porque “este es un hombre de Dios” (2 Rey. 4:9).
El trato que esta mujer le dispensa a Eliseo generará un espíritu agradecido en el profeta, quien le prometerá un hijo. La reacción de la sunamita es muy parecida a la de Sara, la esposa de Abraham. Basándose en su punto de vista humano, finito e incrédulo, entiende que está siendo engañada con una promesa que nunca se podrá cumplir. Por difícil que te sea creer en una promesa divina, recuerda que Dios no miente ni se equivoca: si él lo dijo, él lo cumplirá. Confiar en esa Palabra es la base de la religión.
Quizás el mayor problema es que no estamos acostumbrados a escuchar la voz de Dios, por eso no sabemos –exactamente– en qué ni en quién confiar; nos mareamos entre tantas voces, nos perdemos en el laberinto de ruidos que nos llevan, como marionetas, de un lado al otro, haciéndonos perder el rumbo hacia nuestro hogar.
Al año siguiente, cuando Eliseo detiene su viaje para disfrutar de estos momentos de paz, tranquilidad y comodidad que la familia de la mujer sunamita le ofrece, el niño prometido ya está en brazos de la madre. Es el mundo perfecto. Eliseo con su pieza y su palabra profética confirmada; la mujer con su hijo; la familia –ahora completa con el muchachito– con campos fértiles y una situación económica confortable.
El enemigo de Dios no respeta tus momentos para atacarte. Él te hiere donde más duele, en aquel aspecto de tu vida del que sabe que más te costará recuperarte. Donde tú viste la mano de Dios actuando, él intentará interferir. Te lastima y te hace dudar. Destroza tus sueños y tu futuro. Te llena de incertidumbres y desconfianzas. Tu cabeza comienza a rodar a mil kilómetros por segundo, preguntándote “¿Por qué?”.
Aprende con la mujer sunamita a buscar las respuestas a los pies de Aquel que es el único que tiene las verdaderas respuestas, las finales, las eternas.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2014
365 vidas
Por: Milton Bentancor
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com
===============================================

(470)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*