Martes 3 de marzo 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | Pieles de cordero

“Y Jehová Dios hizo para el hombre y su mujer túnicas de pieles, y los vistió” (Génesis 3:21).

Después del relato de la tentación y la caída, el capítulo 3 del Génesis presenta cinco episodios consecuentes del pecado de Adán y Eva: Dios busca a la pareja humana y les pregunta “¿dónde estás tú?”, anuncia el pronto evangelio, comunica a la mujer y al hombre cuáles serán las consecuencias del pecado, cubre la desnudez de la pareja confeccionando vestidos con las pieles de animales y los expulsa del Edén, donde estaba el árbol de la vida, y pone querubines que blandían una espada flamígera. Estos relatos deben entenderse en el marco de las soluciones y remedios que Dios proveyó para la nueva situación del ser humano. Realizados inmediatamente después de la caída, tienen un significado redentor y son el comienzo mismo del largo camino del plan de la salvación.
Una de las primeras sensaciones que Adán y Eva tuvieron después de desobedecer fue la vergüenza de estar desnudos. Elena de White dice que “el manto de luz que los había cubierto desapareció y para reemplazarlo hicieron delantales; porque no podían presentarse desnudos a la vista de Dios y los santos ángeles” {Patriarcas y profetas, p. 40). Habían perdido la inocencia y la desnudez impúdica que ahora contemplaban sus ojos era el resultado del conocimiento del mal; pero, lo que verdaderamente llenaba de vergüenza su espíritu era la desnudez del alma, una conciencia culpable que quisieron acallar reemplazando el manto de luz que habían perdido por vestidos de hojas de higuera.
Así, vilmente vestidos, los encontró el Creador escondidos entre los árboles del huerto, con sus cuerpos torpemente cubiertos. El Señor no les pudo devolver el manto de luz, pero les confeccionó vestidos de pieles, para lo cual hubo que sacrificar a unos animales. La muerte de esos animales para cubrir la desnudez de su transgresión y sustituir los delantales que ellos se habían cosido fue el primer sacrificio cruento del plan de la salvación, la primera sangre de expiación por el pecado, un tipo o prefiguración del propio sacrificio del Salvador. Adán y Eva comprendieron que para expiar la culpa y cubrir el pecado alguien tenía que morir. Y así nació el sistema de sacrificios que encontramos en todo el Antiguo Testamento. Esas pieles tipificaban también la muerte vicaria del Cordero de Dios, el manto de justicia con el que Cristo reemplaza las vestiduras viles del hombre pecador y las vestiduras blancas, limpias, de gala con las que entraremos a las bodas del Cordero.
Sí, hay un Dios en los cielos que nos limpia de pecado. Agradécele hoy esta bendición.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
www.DevocionMatutina.com

(493)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*