Martes 4 de agosto 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | ¡La lección de las grapas!

 

Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Filipenses 1:6

 

Hace un tiempo, fui a mi tienda de objetos usados favorita. Vi un juego de sala y le dije a mi esposo: -¡Mira! ¡Me gusta, y solo cuesta treinta y cuatro dólares!

-¿De verdad te gusta? -me preguntó.

-¡Sí! -respondí.

Por ese precio, no lo pensó mucho, y pronto salíamos con mis muebles “nuevos”. Estaban manchados y deformes, pero yo los veía hermosos.

Esa tarde comencé a quitarle la tela vieja a los sillones. Me sorprendí de que su interior estuviera intacto y perfectamente limpio. Feliz, seguí quitando las grapas que sostenían la tela, pero la tarea se volvió tediosa. En lugar de un par de horas, el trabajo ¡me tomó tres agobiantes días!, porque no eran decenas, sino cientos de grapas; y estaban tan clavadas a la madera que tuve que utilizar un destornillador especial para quitarlas. Me clavé algunas de ellas en las manos y en los pies, y hasta sangré por ello. Molesta e indignada, me preguntaba por qué la persona que había hecho aquellos sillones les había puesto tantas grapas.

Entonces pensé: “El carpintero hizo un buen trabajo, y el sillón resistió el uso al paso de los años. Por eso su interior estaba intacto a pesar del maltrato. Así trabaja el Señor cada día para quitar cada imperfección de mi vida, y no se desanima porque sabe cómo llegaré a ser al terminar su tarea”.

Hoy, cuando me siento en el hermoso sillón, recuerdo la paciencia de Dios conmigo. La belleza de la nueva tela me hace pensar en cómo seré cuando pueda reflejar plenamente el carácter de Dios allá en el cielo. Y así como aquellas grapas hirieron mis manos, mis pecados hirieron a mi Salvador. Así como mi entusiasmo por mis muebles baratos se basaba en que yo veía lo que otros no podían ver, nuestro Señor ve en ti y en mí lo que otros tampoco pueden ver, y trabaja duro para nuestro bien.

Dios no ve lo que eres, sino lo que llegarás a ser. El que comenzó la obra en ti será fiel en completarla. ¡Dios es amor! ¡Solo déjalo terminar! ¡Que tengas un lindo día!.— Mayra Alicea de Tirado.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA

Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE

Lecturas Devocionales para Damas 2015

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

 

(264)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*