HBOOK007-pequeños800

Cada árbol se conoce por su fruto: no se cosechan higos de los espinos, ni se recogen uvas de las zarzas. Lucas 6:44.

¿De dónde vienen las naranjas? La respuesta es: del naranjo. Nosotros arrancamos las manzanas del manzano, las bananas del banano (plátano) la palta (aguacate) de la palta; las uvas de la vid, la nuez del nogal, la guayaba del guayabo, el coco del cocotero, la pera del peral.

Un cristiano también puede dar frutos.

Está claro que él no da manzanas, naranjas o bananas, sino paz, amor, bondad, paciencia. Lo interesante del naranjo es que no se esfuerza para dar naranjas.

Lo hace sin pensarlo. El verdadero cristiano no dice: “Ah, voy a ser buenito”. Él simplemente lo es. No dice: “Voy a amar”. Simplemente, ama.

¿Cómo puedes ser un cristiano así? Bien, un naranjo necesita ser plantado y cultivado para dar naranjas. Un cristiano necesita dejar que el Espíritu Santo trabaje en su corazón.

Hablemos con Dios

Querido Dios, que Jesucristo habite siempre en mi corazón y que el Espíritu Santo me transforme en un genuino cristiano. ¡Amén!.

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

Devoción Matutina en audio:

Soundcloud: www.soundcloud.com/jespadill-channel

__________________________________________________

(243)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*