Martes 6 de diciembre 2016 | Devoción Matutina para Damas 2016 | El sentido de la justicia


El amor sin la justicia es como un cuerpo sin columna vertebral. Paul Tillich

CUANDO JAPÓN declaró la guerra a los aliados, envió a campos de concentración a muchos extranjeros occidentales que vivían dentro de su territorio. En el campo de Shantung, por ejemplo, encerraron a un total de dos mil prisioneros: hombres de negocios, abogados, misioneros, doctores y maestros, entre otros. En aquel lugar no había ley ni orden, únicamente la necesidad de entenderse para no generar problemas y poder así sobrevivir. Pero los problemas llegaron, y sobre cosas insignificantes, como la siguiente.

En uno de los cuartos tenían que dormir once hombres en el suelo. El espacio era tan reducido que, para caber todos y que nadie se quedara de pie sin dormir, se colocaban en posición fetal, y pasaban la noche sin moverse. Justo frente a su cuarto había otro, de las mismas dimensiones, en el que dormían nueve hombres. Creyendo que aquello era injusto, los prisioneros del cuarto de once fueron a hablar con los del cuarto de nueve: “¿Podríamos enviar a uno de nuestros hombres con ustedes, para que así seamos diez en ambos lados? De ese modo todos tendríamos las mismas condiciones”. Desde luego, el planteamiento parecía justo.

Langdon Gilkey, que presenció la escena y la narró en su libro El campo de Shantung,* cuenta así lo que sucedió tras la petición: “Yo estaba seguro de que los nueve estarían de acuerdo, pero enseguida comenzó la hostilidad. ‘Lo sentimos por ustedes -dijo el portavoz del grupo-, pero su problema no tiene nada que ver con nosotros. Aquí ya somos muchos, y no vamos a permitir que entre ninguno más. Si alguno se atreve a cruzar ese pasillo, lo echaremos sin miramientos’ ”.

¡Cuánta falta nos hace tener un sentido claro de la justicia! Pero no un sentido mínimo de la justicia, sino un sentido máximo. En cada una de nuestras interacciones diarias: en el reparto de tareas en el hogar; en los trabajos en equipo en la universidad; en las relaciones con jefes y compañeros en el trabajo; en las responsabilidades y actividades de la iglesia; o donde quiera que sea, el amor siempre debe ir de la mano de la justicia; de lo contrario, no es amor.

“El Señor ya te ha dicho […] qué es lo que él espera de ti: que hagas justicia, que seas fiel y leal y que obedezcas humildemente a tu Dios” (Miq. 6:8).

*Citado en Lewis B. Smedes, A Pretty Good Person (Nueva York: Harper Collins, 1990), pp. 168, 169.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2016

Ante todo, cristiana

Por: MÓNICA DÍAZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

(203)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*