Martes 7 de enero – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – Abrigar la esperanza

“¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?” 1 Corintios 15:55.

Hacía dos meses que en una de las clínicas de Cochabamba, Bolivia, había fallecido Félix Quiroga, un joven de veinte años, que desde hacía seis padecía leucemia. Su madre no midió esfuerzos ni recursos para ver al hijo libre de aquella enfermedad.
Hacía varios años habíamos era un niño feliz que participaba activamente de las actividades de la iglesia.
Cuando Félix, acompañado por su madre, viajaba constantemente de Sucre a Cochabamba para su tratamiento médico, mi esposo oró muchas veces con él. Tenía una enorme fuerza de voluntad y luchaba sin tregua contra la enfermedad. A pesar de sus deseos de vivir, todo se desencadenó muy rápidamente, y él entró en el sueño del cual solo despertará el día glorioso de la venida de nuestro Señor.
No se puede consolar fácilmente el corazón roto de una madre que pierde a un hijo; más aún si ese hijo le deja un mensaje de gratitud y cariño en su computadora. El dolor la ahogaba. Los días pasaron y Juana buscaba consuelo en las promesas divinas, pero el enemigo usó a algunos seres queridos de su entorno para sembrar dudas y desconfianza acerca de la esperanza que ella abrigaba.
Una de las preguntas que se hacía sin hallar respuesta era: “¿Por qué el Señor no escuchó mi pedido de ver sano a mi hijo?” Mucha gente desesperada se hace preguntas similares a ésta, y es allí donde el enemigo gana espacio; pero nuestro buen Dios, en su amor y sabiduría nos ha dado una respuesta segura que une la verdad, el consuelo y la esperanza. Jesús comparó la muerte con el sueño (Juan 11:11). La esperanza que nos mueve es que cuando Jesús vuelva por segunda vez, los muertos en Cristo resucitarán primero (1 Tes. 4:16), y lo más maravilloso: ¡resucitaremos transformados e incorruptibles! (1 Cor. 15:51, 53).
Amiga, cuando el dolor te clave su aguijón, o pases por una situación similar, o te encuentres con una madre que atraviesa el mismo camino que Juana, escúchala y conéctala (1 Tes. 4:18) con la gran esperanza: Jesús tiene poder para resucitarnos y darnos vida eterna (Juan 11:25).

Elizabeth Chuquimia de Acnuta, Bolivia

LECTURAS DEVOCIONALES PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(589)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • Deisy patricia harry 3 years ago

    hermana q el Señor les bendiga ,megustaria q le bagen al sonido de la musica para q se pude entender lo q esta leyendo, por no se puede escuchar, por q la musica es de masiada alta