Martes 8 de abril – Devoción Matutina para Menores 2014 — La defensora de la paz

«Ha puesto fin a las guerras hasta el último rincón del mundo; ha roto los arcos, ha hecho pedazos las lanzas, ¡ha prendido fuego a los carros de guerra! “¡Ríndanse! ¡Reconozcan que yo soy Dios!”» (Salmo 46: 9, 10).

La pequeña pecosita que iba con los pies colgando en la parte de atrás del carruaje no se imaginaba que algún día su nombre sería añadido a la lista de los «por primera vez» de Estados Unidos. En ese momento solo pensaba en los caramelos que la esperaban en el almacén.
En 1917, Jeannette Rankin, de treinta y seis años, se convirtió en la primera mujer miembro del Congreso de los Estados Unidos. Este era un paso extraordinario, ya que para ese entonces las mujeres ni siquiera podían votar en la mayoría de los estados. Ser la primera debe de haber sido un poco intimidante.
Imagínate, en medio de una asamblea llena de hombres. Supongo que debe de haber actuado con mucha prudencia, evitando causar polémica. La vida en las planicies de Montana le había enseñado a ser independiente. Sus convicciones eran tan firmes como las montañas que dan nombre a su estado natal.
Su primer voto, dos días después de su llegada, casi termina con su carrera política. Votó en contra de la guerra con Alemania. Cuando tuvo el derecho de palabra, dijo: «Yo defiendo a mí país, pero estoy en contra de la guerra». Después de perder su puesto en 1918, Jeannette volvió a recuperarlo en 1940, justo a tiempo para votar nuevamente en contra de la guerra después del ataque a Pearl Harbor. Su voto fue el único en contra.
Hasta 1968 la gente se olvidó de aquella valiente mujer que recibió el desprecio de sus compatriotas por decir lo que le parecía correcto. Ahora Estados Unidos enfrentaba la Guerra de Vietnam, y Jeannette, de casi noventa años, lideró una brigada de paz de cinco mil mujeres hasta Washington D. C.
Estuvo en contra de la guerra hasta su muerte en 1973. Su valor para defender lo que le parecía correcto, a pesar de las circunstancias adversas, merece un reconocimiento.
Jesús es el único que acabará definitivamente con las guerras y la muerte cuando regrese de nuevo. Pero mientras tanto, en esta tierra, sin voces valientes como la de Jeannette Rankin, el frágil lazo de la paz no podría existir.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(213)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*