Miércoles 1 de julio 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Correspondencia

Amados, esta es la segunda carta que os escribo. 2 Pedro 3:1

A veces, veo venir al cartero con su bolso lleno de correspondencia, y lo saludo. Muchas de las cartas que trae son importantes. Y yo hago mi parte para que esa correspondencia beneficie a mi familia: abro el buzón, saco los sobres, leo su contenido, los separo por orden de importancia, y voy respondiendo de acuerdo con el grado de urgencia.
De nada sirve colocar la correspondencia en un estante y dejarla allí por tiempo indefinido. Recibo información importante: citas médicas, formularios que debo llenar y devolver, cheques, facturas, y cartas de nuestros seres queridos. Esta correspondencia necesita mi atención. También llegan avisos publicitarios, a los que presto muy poca atención. Así que separo la correspondencia útil e importante de la que tiene poco o ningún valor.
Imagino a Dios como el Cartero divino, con su bolso lleno de correspondencia celestial para nosotros. A diferencia de la correspondencia terrenal, toda la que Cristo coloca en mi buzón es vital. Cuando reviso esta correspondencia, encuentro diversas invitaciones: “Si estás cansada, te daré descanso”. “Calma tu sed con el agua de vida”. “Echa tus ansiedades sobre mí”. “Ven, yo borro tus rebeliones”. “Te invito a cenar conmigo”.
La Biblia es el buzón donde el Cartero celestial coloca la correspondencia que debo atender a diario. En ella, recibo cartas de amor, amonestaciones, cuentas por pagar, recibos de cuentas ya saldadas y cheques que debo depositar en mi cuenta bancaria. También recibo alertas sobre los tiempos en que vivimos, orientación para desempeñar mi trabajo de forma placentera y beneficiosa, y cartas de aliento y esperanza de mi Amigo que desea verme pronto.
¿Cómo está mi buzón hoy? ¿Saqué la correspondencia o permanece cerrado? ¿Qué hice con esa correspondencia? ¿La abrí, la leí y respondí de acuerdo con la urgencia de su contenido, o la puse en el estante para un “después” que quizá no llegue nunca?
Padre, ayúdame cada día a recibir y leer con interés y devoción la correspondencia que tú me traes. No quiero perder la importante cita que tengo contigo en la mansión de mi Señor.— Rhodi Alers de López.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(418)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*