Miércoles 10 de junio 2015 | Devoción Matutina para Menores 2015 | ¿Me pasas la sal?

Experimenta: ¿Sabías que la mina de sal más antigua del mundo está en Bochnia, Polonia? ¡Tiene más de 750 años de existencia!
I a sal, o cloruro de sodio, es el ingrediente más conocido para darle sabor a la comida. Tu paladar sabe reconocer cuando necesitas usar el salero, claro, depende de a cuánta sal te hayas acostumbrado.
La sal es una bendición en la cantidad adecuada, pero puede ser un problema si se la consume en exceso. Un alimento sin sal se puede comer, pero uno demasiado salado es incomible. Es importante consumir sal porque aporta sodio a nuestro cuerpo, mineral indispensable para que los sistemas circulatorio y nervioso funcionen adecuadamente. Si comes demasiada, puede dañar tus riñones y corazón. En consecuencia, no deberíamos consumir más de una cucharadita de sal, aproximadamente, al día, si estamos sanos; esto incluye la sal que ya traen los alimentos enlatados, embutidos, aderezos, salsas y demás. Así que piensa muy bien antes de solicitar: “¿Me pasas la sal?” Está comprobado que cuando pedimos el salero, muy pocas veces nuestra comida necesitaba realmente más sal.
Nosotros y la sal nos parecemos mucho. Podemos ser una bendición en la cantidad adecuada, pero también podemos convertimos en un problema. Como cuando conoces a un nuevo amigo o amiga. Puedes ser la sal que dé sabor a esa amistad al invertir tu tiempo en conocerlo(a), convivir y hasta divertirse en grupo, sin afectar sus actividades y tampoco las tuyas. Por otra parte, puedes ser como “el conocido” que ya nadie aguanta, porque todo el día envía mensajes de texto, llama a horas indebidas, publica diariamente diez fotos en su biografía de Facebook o hasta se presenta en casa sin invitación. El tiempo que dedicas a tus amigos también debe estar medido para no causar desastres en sus vidas ni en la tuya, tales como bajas notas escolares, problemas con los padres o hartazgo, que termine en una pelea.
Definitivamente, Jesús no se equivocó cuando dijo que nosotros somos la sal de la tierra.
“Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal deja depstar salada, ¿cómo podrá recobrar su sabor? Ya no sirve para nada, así que se la tira a la calle y la gente la pisotea” (Mateo 5:13).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2015
CIENCIA DIVERTIDA
Para cada día
Por: Yaqueline Tello Ayala
Lecturas devocionales para niños 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(123)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*